Crea un sistema carpooling en tu oficina y ahorra en gastos de traslado

El sistema carpooling, o coche compartido, es una gran idea para ahorrar en traslados hacia la oficina, además de darle una mano al medio ambiente. Veamos en qué consiste.

Cómo ahorrar con el sistema carpooling para la oficina

Ahorra con el carpooling

El carpooling, o sistema de auto compartido, es completamente beneficial para el cuidado de nuestro entorno, pues reduce las emisiones de gases contaminantes al utilizarse menos cantidad de coches al mismo tiempo. Mediante este sistema se crea un programa en el que, por ejemplo, cada quien dispone de su coche sólo un día a la semana, recogiendo a sus colegas o amistades y completando la semana laboral. Reducirás tu impacto ambiental, ¡pero también evitarás gastos!

Creando un sistema de coche compartido en la oficina

Desarrollar este plan es bastante sencillo. Muchos están ya acostumbrados a ser quienes conducen sus propios coches, y no dejarán de hacerlo, sino que reducirán su frecuencia. Otros han preferido usar el tren o el transporte público por los inconvenientes diarios de usar el coche, derrochando tiempo de espera en el traslado, pues ellos ahora podrán ir al trabajo más rápido y cómodos, debiendo lidiar con el tránsito sólo un día por semana o con la regularidad que sea necesaria.

Crea un sistema carpooling en tu oficina y ahorra en gastos de traslado
Con el sistema de coche compartido reducirás el impacto ambiental, y también reducirás gastos

"El sistema de auto compartido es beneficial para el cuidado del entorno, ya que reduce las emisiones de gases al usarse menos vehículos."

Consulta a tus colegas en la oficina e incentívalos a unirse a este programa. Una vez que haya suficiente cantidad de personas (calculando hasta 5 pasajeros por coche, aunque dependerá de los tipos de automóvil a disposición), reúnanse con un mapa de la ciudad en mano o en pantalla, para definir los detalles de este plan.

Divídanse en grupos de acuerdo a la proximidad de sus residencias, o bien a la adecuación de acuerdo a las rutas a tomar. Definan qué día es mejor para cada quien para conducir su propio coche: en una semana laboral de 5 días, cinco pasajeros equivale a que cada uno deberá conducir sólo un día a la semana, por ejemplo.

Luego de saber qué día conducirá cada uno, intercambien sus números telefónicos y analicen el mapa en conjunto. De este modo, el responsable del día pasará a recoger a sus colegas cuando sea convenido. El ahorro puede darse de diversas maneras: una de ellas es el no gastar combustible, aparcamiento o estacionamiento y otros gastos relativos al coche cuando no esté a disposición, o bien se compartirán tales gastos entre todos los miembros del grupo, equivaliendo a una fracción del precio que pagaría cada individuo.

"Si no tienes vehículo también puedes formar parte del carpooling. Tan solo deben repartir los gastos con el dueño del coche."

¿Y si no tengo coche?

También pueden formar este grupo personas sin coche, y hasta puede haber sólo un vehículo para todos los miembros del grupo. En este caso, se hará una repartición de gastos, diaria, semanal o mensual. Todos los pasajeros colaborarán en los gastos de combustible, algunos de mantenimiento, estacionamiento, peajes o lo que fuera relativo al automóvil. Si haces la comparación entre el uso del transporte público y el carpooling, verás que no sólo es más económico, sino también te ahorra tiempo valioso y viajarás más cómodo.