Cómo corregir errores en el empapelado

Cu ando lucimos un bello papel tapiz o empapelado en nuestras paredes, solucionamos muchos de nuestros asuntos de decoración y ambientación. Hoy, en el mercado podemos encontrar distintos tipos de papeles de pared, desde los más convencionales hasta los sofisticados, confeccionados con materiales siliconados y plásticos, que aceptan ser lavados y limpiados sencillamente, y cuya aplicación es muy sencilla.

Pero por más cuidado que hayamos dado a la colocación o al mantenimiento del empapelado de las paredes de nuestro hogar, en ocasiones sucede que aparecen burbujas, imperfecciones, manchas, o roturas que logran afear todo el ambiente. Por suerte tenemos algunos consejos sencillos que podemos emplear para corregir estos errores comunes en el empapelado.

La primera recomendación, y una muy importante por cierto, es que cuando adquieras el papel de pared, siempre compres un rollo extra. Conservar este rollo te permitirá reemplazar hojas que posean fallas, o incluso remendar por sectores, recortando el trozo de papel dañado y colocando en su lugar un corte del rollo de reserva.

Para ello, marcamos el sector (con prolijidad, y siguiendo el diseño para disimular el parche) y con un cutter, trincheta o bisturí, recortamos el sector dañado y lo retiramos, humedeciéndolo con vinagre blanco mezclado con agua caliente para que resulte más sencilla la tarea.

Luego, recortamos la misma figura del rollo original y lo adherimos a la pared, recordando siempre haberlo conservado en la heladera al menos dos horas antes, para evitar que se encoja al secarse.

Si al secarse el pegamento el empapelado comenzara a exhibir burbujas de aire, podemos solucionarlas sencillamente. Debemos dejarlo secar por completo, para que quede ya terso, y luego realizar un corte en forma de cruz sobre cada burbuja. Aplicamos pegamento de empapelar y volvemos a adherir estos pequeños sectores de papel, una esquinita a la vez, procurando mantener el diseño en estas cruces cortadas.

Si en la pared hubiese cuadros colgados y queremos reemplazar el papel, podemos colocar palillos en las perforaciones de cada cuadro y, al colocar el papel, usar los palillos para marcar la perforación, atravesándolo con el mondadientes. Luego de que haya secado correctamente, podemos ampliar la perforación con la ayuda de un cutter o de un tornillo, para lucir los cuadros sin problemas.

Si, en cambio, decidimos colocar un cuadro sobre un papel ya colocado, podemos hacerlo sin temor a dañar el papel. Luego de haberlo dejado secar correctamente (si fuera papel nuevo), debemos ayudarnos con una trincheta o cutter para hacer una pequeña perforación en forma de T en el lugar donde queramos colocar el clavo o tornillo. Levantamos las esquinas que se forman en esta T, para abrir espacio para la mecha de la perforadora. Para minimizar la suciedad, debemos colocar una hoja de papel o un sobre abierto debajo de la perforadora, para que vaya atrapando el polvo suelto.

Luego, colocamos el taco Fischer, y volvemos a adherir las esquinas de papel a la pared, o las dejamos dobladas para conservar las formas, y nos quedará una perforación impecable, sin roturas ni desgarros.

De este modo, si luego retiramos el cuadro de ese lugar, no luciremos un agujero en el bello papel nuevo

Gracias por leer Cómo corregir errores en el empapelado, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social