Consejos para mantener la relación de pareja luego de ser padres

La llegada del bebé cambia por completo la rutina de la pareja, pero luego de las primeras semanas es momento de recuperarse y pasar tiempo a solas.

Recuperar la pareja luego de la maternidad

Cómo cuidar la pareja luego de ser mamás

La llegada de los hijos cambia a una pareja. Ya no son sólo dos, sino una familia completa donde los más pequeños toman (y merecidamente) el centro de la atención, la prioridad máxima. El rol de hombre y de mujer entonces cambia al de papás y mamás, pero esto no tiene que significar una pérdida de la noción de pareja, en lo absoluto.

Consejos para mantener la relación de pareja luego de ser padres
La llegada de los hijos cambia a una pareja, pero no hay que perder los momentos de compartir sin los niños

Lo cierto es que los cambios hormonales, el estrés, la falta de sueño y el agotamiento mental y emocional que la llegada de un bebé restan parte de la energía que una vez unió a la pareja. Debemos darnos a la tarea de recuperar esa conexión, de no permitir este profundo cambio de roles sino integrarlos, ambos a la vez, para recordarnos a nosotras mismas que somos mamás, y también somos mujeres, partes de una pareja.

Clave para la pareja: Crear rutinas y respetarlas

El bebé, conforme vaya creciendo, se iniciará en rutinas que los papás y mamás han de crear. Las horas de sueño, la de las comidas, la de los juegos deben ser determinadas para fomentar su óptimo desarrollo mental y físico, y es tarea de los padres hacerlas cumplir. Quienes dejan que los hijos vivan vidas sin estos parámetros, no están haciendo más que causar estragos en la pareja y dificultando la inserción social futura de los más chicos.

De igual modo, es tarea de la pareja crear rutinas saludables para sí mismos. Cuando el bebé tenga ya una edad adecuada (por ejemplo, que integre alimentación de biberón y no dependa exclusivamente de mamá) es necesario que tú y tu pareja pacten tempo para compartir a solas. Puede ser algo tan breve como 10 minutos diarios, o una noche por semana, siquiera un fin de semana al mes que sea sólo para los dos. Esto no significa de modo alguno que resten el amor que tienen por su bebé, ni que lo dejen abandonado a su suerte: se debe planificar un cuidado para el pequeño (con los abuelos, tíos, una nana), prever toda necesidad que pudiera tener, anotar claramente los teléfonos y horarios en los que puedan ser encontrados, y dejar todo listo para esta corta ausencia.

Los momentos en pareja luego de ser padres

Seguro que tomar unas largas vacaciones es el sueño de muchos papás y mamás, pero la realidad difiere bastante. En nuestro papel nos sentiríamos culpables y preocupadas desde el momento en que saliéramos de la casa hasta nuestro regreso, y eso sería totalmente contraproducente con el momento especial que queremos crear.

Comienza de a poco. Cuando el bebé duerma, por ejemplo, pasa tiempo con tu pareja compartiendo actividades placenteras (además del tan necesario sueño), hablen de temas que no se relacionen con el bebé, vean películas o hagan lo que antes solían hacer, ya sea cocinar juntos, tener intimidad, tomar un baño de inmersión, atender el jardín o lo que fuera.

Deja de lado las culpas en estos momentos. Disfruta, relájate, recupera esa sensación de pareja íntima. Sólo será positivo para toda la familia, es necesario y, con estos breves momentos juntos, evitarán las discusiones y malestares que el cansancio suele convidarnos. Hablen, coméntense sus pensamientos sobre lo que les ocurre, regálense caricias y palabras de amor, recuérdense el uno a otro que son dos mitades de un equipo formidable que se enfrenta, desde ahora y en adelante, al mayor y mejor desafío que puedan tener en sus vidas, que es ser padres. Juntos serán más fuertes, y esa es la clave a recuperar. 

"Es tarea de la pareja crear rutinas saludables para el bebé, de modo que les brinde tiempo para estar a solas."

'

"Deja de lado las culpas en momentos de disfrute. Relájate, recupera esa sensación de pareja íntima."