Consejos para ahorrar en el consumo de agua potable cuando regamos el jardín

El agua es un bien que escasea cada vez más. Es importante tomar conciencia sobre su consumo, especialmente al momento de regar las plantas.

Consejos para ahorrar en el consumo de agua potable cuando regamos el jardín

Cómo ahorrar agua al regar las plantas

Si tenemos jardín queremos, por supuesto, que esté siempre bonito y arreglado. Uno de los mayores problemas para lograr un jardín siempre verde suele ser el riego, ya que, en general, en el proceso se desperdicia mucha agua, más cuando tenemos un sistema de riego automático.

Consejos para ahorrar agua al regar las plantas

Sabiendo que el agua dulce es uno de los elementos que más escasea en el planeta (y será peor dentro de unos años), te propongo algunas ideas para ahorrar agua al regar el jardín, sin que nuestras plantas sufran de sed.

  • En el momento de diseñar el jardín, tendremos en cuenta algunos conceptos. En primer lugar, seria ideal tener el jardín diseñado de tal modo que las plantas con las mismas necesidades de riego se agruparan en un mismo sector. Podemos generar, por ejemplo, tres sectores: gran demanda de agua, demanda mediana y demanda baja.
  • Elegir especies resistentes que puedan sobrevivir con poca agua: plantas autóctonas, crasas, cactus, aloes y palmeras, están entre las de demanda media y baja.
  • Otra buena idea es crear zonas de sombra plantando árboles. En esas zonas de sombra se conservará mejor la humedad, y no necesitaremos regar tan seguido. También podemos colocar una pérgola cubierta con cañas o trepadoras, para generar un microclima húmedo y umbroso.
  • El viento reseca las plantas y la tierra. Si nuestro jardín está muy expuesto, crearemos “muros” protectores: alambrada con trepadoras, paredes de cañas, setos de arbustos, tapias bajas de madera o piedra, ubicadas de forma decorativa.
  • Reemplazar el riego por aspersión, por el riego por goteo. El riego por aspersión desperdicia mucha agua porque no es selectivo. Con el riego por goteo, elegiremos los sectores donde queremos que la salida de agua sea mayor, de modo que tendremos más control sobre la cantidad de agua a usar al momento de regar.
  • Poner las plantas de una misma especie en grupos tupidos, para crear un sector húmedo, ya que la tierra tardará más en secarse debajo de ellas. También evitaremos, en parte, el crecimiento de malas hierbas.
  • En la base de los macizos de plantas podemos cubrir la superficie con corteza, hojas secas, gravilla, paja, etc., que conservarán la humedad de la tierra.
  • El césped insume mucha agua. Trataremos de reducir los sectores con césped, reemplazando con gravilla o plantas crasas tapizantes, como la uña de gato.
  • Recoger el agua de lluvia para usarla luego en el riego de las plantas.