Cómo ahorrar en la compra del supermercado

Tips para ahorrar en el supermercado

Aunque apaguemos luces, desenchufemos aparatos y bajemos la calefacción, hay algo que no podemos evitar, y es hacer la compra del súper, ya sea semanal o mensual.

Sin embargo, con algunos trucos también en esto podemos ahorrar, ¡y mucho!.

El primer consejo, y más obvio, es evitar comprar en supermercados que sabemos que son caros. Sólo con eso podemos llegar a ahorrar bastante dinero por semana. Lo más notable es que la mayor diferencia entre comercios caros y menos caros se da, justamente, en los productos más económicos. Ten en cuenta esto si no puedes hacer tus compras habitualmente en un sitio más barato, por falta de tiempo, por ejemplo, o por distancia. Puedes hacer dos compras separadas, eligiendo qué productos comprar en cada sitio.

El segundo truco es comprar sólo productos de temporada, y autóctonos, dentro de lo posible: comer frutas exóticas puede ser un placer para el paladar, pero es una tortura para el bolsillo. Si compras en abundancia en temporada, puedes preparar las frutas para guardar en el freezer, o en conserva, para cuando se acabe la temporada.

Recorrer muchos sitios buscando lo más barato no siempre supone un ahorro: si vas en coche, gastas en gasolina lo que ahorras en comida; si vas a pie, pierdes mucho tiempo, que también vale y puedes usar para, por ejemplo, reciclar deshechos en tu hogar.

Buscar precio por unidad, tamaño, peso, etc.

Cuando vayas a comprar, mira siempre el precio por unidad, por metro o por kilo. Si vas a comprar una lata de arvejas, por ejemplo, fíjate cuál tiene más cantidad de producto escurrido, y cuánto cuesta cada marca por kilo. Haz lo mismo cuando hay distintos tamaños de un mismo producto: quizás te encuentres con la sorpresa de que dos más pequeños son más convenientes que uno grande, aunque no debería ser así.

Aprovecha las ofertas

Aprovecha las ofertas reales de los supermercados. Muchas veces tienen promociones de dos productos iguales, con la segunda unidad a mitad de precio, pero resulta que el producto está mucho más caro que cuando no hay promoción. Sin embargo, la mayoría de las veces estas ofertas convienen, así que aprovéchalas en los productos no perecederos.

¡Recicla la comida!. Muchas veces los sobrantes del día anterior pueden transformarse en un nuevo plato. Los restos de ensalada o verduras hervidas pueden ser buñuelos, tortillas o sopas al día siguiente.

Busca segundas marcas

Las marcas blancas son mucho más baratas e igual de buenas. No olvides que son el “caballo de Troya” de los fabricantes de las primeras marcas.

Si no tienes mucho tiempo para cocinar, es preferible acudir a algún recetario de comidas rápidas que comprar pre-cocinadas o listas para microondas. Más aún: cuando cocines, prepara una cantidad extra y guárdala en el freezer: ahorrarás tiempo y dinero.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para ahorrar al comprar mercaderia en el supermercado, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social