Cómo manejar el lenguaje corporal en las citas

Cómo actuar en las citas

Conociste a esa persona especial, concertaron una cita, acuerdan la fecha y la hora y ha llegado el momento del encuentro. Pero sientes nervios y, aunque has intentando seducir y conquistar, la cita ha sido un fracaso incómodo: puede ser que no estés manejando bien tu lenguaje corporal.

¿Qué es el lenguaje corporal?

Es el conjunto de gestos y movimientos que realizamos naturalmente, que comunica tanto como lo hacen nuestras palabras. Mantener el contacto visual, mover las manos al hablar, los gestos que haces con tu rostro son todas herramientas del lenguaje corporal y que hablan por si mismas.

Si bien este lenguaje suele darse de manera espontánea y natural, puedes (y deberías) aprender a manejarlo, para expresar las nociones que prefieras. En particular a lo que respecta a las citas: tus movimientos y gestos pueden decir todo eso que tus palabras no se animan a expresar.

La manera en que caminas, por ejemplo, dirá mucho de tu sensualidad y de tu receptividad para la persona que te acompaña; si miras directo a los ojos al hablar dirá que tienes interés, mientras que si esquivas la mirada o la llevas hacia el piso te dejará en un papel lejano, aislado y desinteresado.

Trucos para un lenguaje corporal exitoso en las citas

Sonreír es la mejor herramienta a tu disposición. Aunque hayas tenido un día extenuante, un rostro sonriente durante las citas te hará ver feliz, satisfecho, seductor. La sonrisa es la principal arma de seducción, en especial si lo haces desde el corazón. Además, te predispone en un marco emocional más positivo, relajado y entretenido, e invitarás a tu acompañante a sonreír también.

La postura al estar de pie o sentado es importante. Encorvar la espalda, llevar los hombros hacia abajo y apuntar al piso con el mentón es una imagen triste y falta de vida. En cambio, si te enderezas (lo suficiente, sin exagerar ni crear una postura incómoda), colocas el mentón en paralelo al piso y llevas los hombros hacia atrás, no sólo tendrás una mejor disposición y oxigenación, sino que además embellecerás tu cuerpo y resaltarás tus rasgos más llamativos.

Mantener el contacto visual e interactuar con la persona mediante tus gestos también es una poderosa arma de seducción. Cuando tu pareja hable, mírale a los ojos, asiente con la cabeza o haz breves gestos con las manos, acompañando lo que diga. Esto le mostrará tu interés en su diálogo, y le invitará a hacer lo mismo por ti.

El contacto físico es por demás importante, aunque debes manejarlo con cuidado, en especial en una primera cita. Puedes tocar a tu acompañante en los brazos, en el hombro o la espalda en algunas ocasiones, demostrándole tu aprecio. Pero aún será muy temprano para tomarle de la mano, tocar su rostro o su cuello: resérvalo para una segunda o tercera cita, o para cuando compartan más cercanía.

Un truco de seducción es "quitar alguna suciedad del rostro" en la primera cita: esto te permitirá tocar breve y suavemente su cara, incentivando su interés pero sin cometer un improperio acelerado.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo manejar el lenguaje corporal en las citas, te sugerimos que visites nuestra sección Parejas.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social