Cómo hacer Intercambio de Casas

Hacer intercambio de alojamiento es una buena idea para los que buscan unas vacaciones diferentes. Conoce algunas claves para sumarte a esta metodología.

Cómo hacer Intercambio de Casas

¿Qué es el Intercambio de Casas?

El intercambio de casas es un método cada vez más frecuente entre los que desean pasar unas vacaciones diferentes a lo convencional. Y además, supone ahorrar dinero, ya que no es lo mismo estar en una vivienda con todas las comodidades que pagar un hotel.

Claves para hacer intercambio de casas. qué es el intercambio de casas? Consejos para hacer intercambio de alojamiento
Desde una cabaña en las montañas hasta un departamento en la ciudad. Hacer intercambio de casas te permitirá vivir experiencias diferentes.

Esta metodología incluye dejar nuestra vivienda a una familia para nosotros ir al hábitat de ellos. Es una alternativa que permite no gastar tanto dinero, y lo bueno es que podemos pasar una semana o dos en un loft en Holanda o en una granja a las afueras de Berlín, sin gastar nada en alojamiento.

Es bueno saber que este modo de viaje no es aconsejable para los que son poco flexibles o tienen una idea muy estrecha del concepto de vacaciones. La propuesta recibida suele ser la que decide el destino y no siempre es la mejor opción o lo que teníamos en mente. Conviene estar abiertos a las propuestas y a las nuevas ideas sobre sitios que quizás ni habíamos pensado.

Tips para hacer intercambio de alojamiento

Busca en sitios oficiales que nuclean esta metodología y regístrate en ellos. Tendrás que crear un perfil e indicar tus preferencias o destinos elegidos. Por ejemplo, la cantidad de personas en tu familia, en qué momento del año tienes pensado viajar, las comodidades que te gustaría tener, etc. En estas páginas podrás enviar propuestas específicas a familias que ofrezcan su casa y recibir las de gente interesada en tu vivienda.

Esta es una alternativa segura si nos nucleamos en estos portales. Igualmente, se pueden pedir referencias a otros usuarios que ya hayan realizado el cambio con esa familia que nos ha enviado una propuesta. Si surgen problemas, debes saber que hay que repararlo o pagar los costes. Los huéspedes no suelen pasar mucho tiempo en la casa y sólo van a dormir, bañarse y cenar.

Para poder elegir la mejor opción primero hay que delimitar qué estamos dispuestos a aceptar y que no. Si hay habitaciones separadas para los niños, si está ubicada cerca del centro de la ciudad, si cuenta con espacio al aire libre, si existen mercados cercanos, si tiene todos los servicios, etc.

Un tema importante es el intercambio de las llaves. Además de los huéspedes, siempre es bueno que un familiar o un vecino tengan una copia porque nosotros vamos a estar lejos y no podremos hacernos cargo de todo a la distancia. Lo que se suele hacer además, es que la familia de intercambio pase por una dirección que le indicamos para retirar la llave y al irse, la dejen en el mismo sitio.

Una preocupación entre los que se unen a esta metodología es el tema del tamaño de las viviendas o las comodidades. No tiene que ser de la misma cantidad de metros cuadrados que la nuestra para poder hacer el trato. Todo lo contrario, la idea es vivir una experiencia diferente en todo sentido, es decir, que si vivimos en un piso pequeño en la ciudad, una buena idea es intercambiar por una casa grande en un terreno de 6 hectáreas, por ejemplo. Aunque no lo creas, habrá gente interesada en hacer este tipo de trueques.

Tips para hacer intercambio de casas. Viajar con el método de intercambio de casa. Cómo intercambiar alojamiento

Al intercambiar alojamiento se aconseja dejar todo el hogar tal como si estuviéramos nosotros en el día a día.

En relación a la duración del intercambio, no hay nada estipulado, todo depende de lo pactado entre las familias. Las estancias no tienen por qué ser equivalentes tampoco. Por ejemplo, si estarás sólo una semana en una ciudad y después te diriges a otro lugar, la familia que se queda en tu casa puede pasarse las dos semanas que tu estarás ausente. Y tampoco tiene por qué ser en simultáneo. Esto ocurre cuando una de las familias tiene donde hospedarse además de su casa, o bien si están paseando por varios lugares.

Cómo preparar la vivienda para el intercambio 

Una vez que hayas congeniado y accedido a hacer intercambio con otra familia, tienes que recibirla de la mejor manera posible. No te gustaría llegar a un lugar donde todo esté desordenado y sucio. Pues, lo mismo es a la inversa. Algunos consejos para preparar la casa antes del intercambio:

"El intercambio de casas es una metodología que incluye dejar nuestra vivienda a una familia para nosotros ir al hábitat de ellos, una buena alternativa para no gastar tanto dinero en las vacaciones."

'

"En relación a la duración del intercambio, no hay nada estipulado, todo depende de lo pactado entre las familias. Las estancias no tienen por qué ser equivalentes tampoco."

  • Deja la vivienda limpia, ordenada y acomodada
  • Proporciona un espacio vacío en el armario para sus pertenencias
  • Mantén la decoración tal y como está, sin quitar cuadros o fotografías
  • Compra sábanas y toallas especiales para los huéspedes
  • Realiza un manual de instrucciones para explicar cómo funcionan los electrodomésticos, si hay alarma, a qué hora se saca la basura, la clave del wifi, etc.
  • Arma una guía de visitas, porque la idea es que los huéspedes se sientan como en casa durante su estancia. No olvides aconsejar mejores sitios para comer afuera o para hacer la compra.
  • Regala algún detalle como bienvenida, puede ser una botella de vino, unas galletas o una canasta de frutas.

¿Estás interesado en intercambiar alojamiento? Con estos tips estarás más preparado para ello. ¡Buena suerte!