Cómo elegir una cuna

Cuál es la cuna ideal para nuestro bebé

Se acerca el día del nacimiento, todos los amigos han regalado ropa y juguetes, ya tenemos la mamadera, chupetes y una infinita cantidad de cosas que en ocasiones ni sabíamos que existían. Pronto llegará el nuevo rey (o reina) de la casa, así que hay que escoger un trono adecuado, para que pueda descansar todas las horas que quiera sin problemas; la cuna ideal mejorará el sueño de tu bebé, y el de sus padres.

Tamaño y estructura de la cuna

Normalmente, nos dejamos llevar sólo por los detalles estéticos de la cuna; el color, el diseño, los accesorios. Si bien son importantes, no podemos descuidar de ninguna manera la seguridad y comodidad de nuestro bebé.

Lo primero que hay que garantizar es que la cuna sea amplia, con la finalidad de no limitar los movimientos del pequeño, como estiramientos de brazos y piernas, desplazamientos y vueltas. La altura de las paredes debe ser de aproximadamente 60 centímetros por cada lado, para que en un futuro cercano el niño pueda apoyarse y mantenerse de pie de forma segura (cuando las cunas tienen las paredes bajas, los nenes en edad de aprender a levantarse se pueden caer).

La separación entre los barrotes del mueble escogido debe ser entre 5 y 7 cm. Es muy importante que te fijes que sean resistentes y estén bien pegados a la estructura de la cuna.

Las barandas ajustables de la cuna son muy útiles porque nos ayudan a regular la altura de las paredes de acuerdo a la estatura del nuevo integrante de la casa. Asimismo, nos facilita el trabajo a la hora de sacarlo de su lugar de descanso; estas barandillas deberán tener un sistema de seguridad que impida a los niños moverlas, lo que suele llamarse "a prueba de niños".

Colchón y almohadas para la cuna

El sommier o base de la cuna debe ser sólido. Esto es importante ya que ayudará al desarrollo óseo y muscular del bebé. Los materiales que garantizan esta firmeza son una tabla de madera, listones de madera muy cercanos (o metálicos). Si es muy flexible el fondo, el recién nacido podría terminar con problemas de deformación de la columna.

Por último, a la hora de elegir una cuna se debe escoger un colchón firme, los que llaman "ortopédicos". El grosor ideal de estos colchones varía entre 8 y 15 centímetros. Recomendamos que su relleno sea de látex, muelles o goma espuma.
Evita en lo posible almohadas rellenas de plumas, ya que de no ser hipoalergénicas, podrían causarle alergias al bebé.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir una cuna, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 33% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social