Cómo Aprovechar el Servicio All Inclusive

¿Qué es un “All Inclusive”?

La traducción al español es “todo incluido” y como su nombre lo indica, se trata de un servicio donde cualquier cosa que consumas o utilices ya ha sido abonado en la tarifa. Pero atención, esto no quiere decir gastar mucho, sino que al adquirir el paquete completo se consiguen muy buenos descuentos, y hay muchas maneras de aprovechar el servicio "all inclusive".

Esta modalidad se usa en los hoteles, sobre todo del Caribe y en los cruceros que viajan por cualquier parte del mundo. Puede ser una buena idea para aquellos viajeros que prefieren tener “todo servido”, no preocuparse por nada, recibir la mejor atención, etc. En la mayoría de los casos, los consumidores del “all inclusive” son parejas jóvenes, con o sin hijos, y matrimonios de más de 40 años, quienes prefieren pagar un poco más pero realmente descansar en sus vacaciones. No está recomendado para los que, por ejemplo, quieren seguir una ruta diferente cada día, los que se las “arreglan” con poco y no pasan mucho tiempo en el hospedaje.

Claves para aprovechar al máximo el servicio all inclusive. Pros y contras del servicio todo incluido en vacaciones. Servicios de un all inclusive

© Depositphotos.com/mariematata

Imagen 1. Para aprovechar al máximo el servicio "all inclusive" necesitas pasar mucho tiempo en el hotel

Para aprovechar el “all inclusive”, los huéspedes o viajeros deben permanecer la gran mayoría del tiempo en el hotel (en el crucero se entiende más porque no se puede bajar del buque cuando se desea), y eso no a todo el mundo le gusta. Los servicios que suele incluir son: habitación, alimentos y bebidas (no siempre alcohólicas), internet, propinas, servicios de habitación, entretenimiento, uso de todas las instalaciones, servicios de salud y bar.

Consejos para aprovechar el “all inclusive”

Si sabes cuáles son las ventajas y las desventajas del “Todo incluido”, te será más fácil sacarle todo el jugo a los servicios ofrecidos y por los cuales has pagado.

Los pro de un all inclusive son:

Precios accesibles: Si te pondrías a analizar cuáles son todos los servicios que estás pagando en el hotel o crucero y los comparas con el coste real abonado, te darás cuenta de que has ahorrado bastante. Lo mismo si quieres organizar por tus propios medios el viaje, estarás pagando mucho más.

Viaje planificado: Si no te gusta andar mirando en el mapa o preguntando qué hacer, si quieres tener todo listo al regresar de la playa, no pensar dónde ni qué comer, entonces podrás aprovechar al máximo el servicio all inclusive. Además, desde un primer momento ya sabes cuánto vas a gastar y cuáles son los adicionales que podrías llegar a costear. ¡Perfecto para los que son muy organizados!

Disfrute sin culpas: No te pondrás a pensar cuánto sale la cena, cuánto cobrarán por todo lo que bebí en el bar, o cómo pago la cuenta del restaurante, porque todo eso ya lo has abonado por anticipado. Sólo tendrás que disponerte a disfrutar y a pasarlo de maravillas.

Descanso y relajación: Muchas personas regresan de las vacaciones más cansados y estresados de lo que se fueron. ¿Por qué? Porque las preocupaciones son otras, pero son preocupaciones al fin. En un “all inclusive” te dedicarás a descansar todo el tiempo, ya sea en la piscina, en la playa privada, en el spa, en el balcón o en el bar.

Para familias con niños: Si tus hijos aún son pequeños, el “todo incluido” es la mejor solución para evitar cargar con todo a la playa, caminar varias cuadras para encontrar un sitio donde comer, aparcar el coche a 1 kilómetro, que los peques se aburran, etc. Los resorts y cruceros ofrecen una amplia gama de actividades para todas las edades, servicio de guardería y seguridad en las piscinas o playas privadas.

Desventajas del servicio all inclusive

Vacaciones muy “acartonadas”: Tendrás todo organizado desde el día 1 al último. Esto puede ser muy bueno para algunos, pero para otros, es lo más aburrido y similar a lo cotidiano que existe. Te dicen de qué hora a qué hora desayunar, almorzar, cenar, cuándo hay actividades para hacer, en qué horario se brindan masajes, etc. Claro que es preferible eso a tener una agenda en la ciudad, pero no convence a muchos viajeros.

Se practica menos turismo: Si quieres conocer a fondo una ciudad o lugar, no son buena idea. No siempre están en un sitio cercano a los atractivos y la idea es que te quedes siempre allí para aprovechar el “all inclusive”. Puedes hacer excursiones armadas desde el mismo hotel, pero seguramente no están incluidas.

Desperdicio: Si no bebes alcohol, no vayas a un todo incluido. Si no te interesa el spa, no compres un paquete all inclusive, si no quieres desayunar 20 platos de frutas diferentes, ni se te ocurra adquirir un pase de este tipo. Por otra parte, muchas personas que viajan con esta modalidad regresan excedidos de peso y con problemas estomacales al no saber mesurar las cantidades de lo que consumen.

Gastos extra: No todo es color de rosas en los all inclusive. Existen algunas cosas que no están añadidas a la tarifa y tendrás que pagar aparte por ellas. Por ejemplo, las bebidas alcohólicas en el crucero o las excursiones al arribar a un puerto.

Si crees que podrás aprovechar el servicio “all inclusive” con todas las letras y te gustan los viajes bien organizados, es la opción ideal para tus próximas vacaciones. ¡Disfrútalo!

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Aprovechar el Servicio All Inclusive, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social