Cómo Agradecer Regalos (aunque no te gusten)

Cómo Agradecer los Regalos

Por respeto, por gracia o por cariño, agradecer regalos es un arte que debemos aprender a aplicar en cada ocasión. Sea un pequeño recuerdo luego de un viaje, un bello obsequio envuelto con cintas de colores o un simple objeto que pasa de mano en mano, cada presente es un recordatorio de que alguien pensó en nosotros (haya o no una obligación que lo comande), y es nuestro deber apreciarlo por lo que es, agasajando a quien nos ha hecho esta muestra de valoración.

Cuando lo que recibes es claramente algo que te identifica, una prenda de vestir que sigue tu estilo, una decoración que va con el de tu hogar, o ese pequeño artefacto que tanto necesitabas, entonces es fácil demostrar apreciación por un regalo. Pero cuando se trata de un objeto que claramente es sólo un cumplido, o –peor aún- si es algo que en verdad detestas, entonces es el momento de aplicar algunos tips que te ayudarán a salir adelante con elegancia y con todo respeto.

Cómo actuar en agradecimiento por un regalo. Pasos para agradecer un obsequio.

© Depositphotos.com/Subbotina

Imagen 1. Agradecer regalos no sólo es educado, sino también generoso, sin importar lo que hayas recibido

Tips para agradecer regalos (aunque no te gusten)

Lo primero es recibir el presente de mano en mano, cuando fuera posible, mirando a la persona a los ojos y con calidez en el rostro. Si pones mala cara o frunces el ceño, estarás dando mucha más información de la necesaria. Antes de abrir el paquete o la bolsa, agradece a la persona como amerite: a una amistad podemos darle un pequeño abrazo y un gracias, mientras que a una persona con la que no compartimos esa cercanía podemos simplemente agradecer y acompañar el gesto con frases como “no era necesario” o “no se hubiera puesto en la molestia”. Recuerda siempre agradecer regalos con una sonrisa en el rostro.

Al abrir el paquete, abre tus ojos y demuestra algún tipo de intriga o de sorpresa. Procura no demostrar desagrado ni emociones negativas. Un buen truco para ganar tiempo hasta reponerte de la sorpresa es tomar el presente, analizarlo y preguntar de qué se trata, en caso de que sea un objeto desconocido o de aspecto extravagante –incluso si sabes perfectamente de qué se trata-, o simplemente suspirar y apreciar su belleza con una frase como “este color es fenomenal” o “¡vaya, nunca antes he tenido uno de estos!”.

Luego de ver el obsequio, vuelve a observar cara a cara a la persona y agradécele el gesto: con un breve abrazo, un apretón de manos, o simplemente un “gracias” bien sonriente, y excúsate a “dejarlo en un sitio más seguro”.

Agradecer regalos enviados

Supongamos que se trata de un festejo en el que los invitados dejan sus obsequios en una mesa, o que los envían a tu hogar previamente, es decir, que no recibes el paquete en la mano. Puedes dejar de lado todo lo anteriormente dicho, pero sí debes agradecer el regalo de otro modo, normalmente por escrito bien con un llamado telefónico. Hazlo en el mismo día en que lo recibiste, gratificando a la persona por específicamente ese regalo (“tía, muchas gracias por esa bandeja de plata, es bellísima”).

Si vas a hacerlo por escrito, cumple con la misma norma: el nombre de la persona y el agradecimiento por ese objeto en particular. Si quieres, acompaña la frase con el modo en el que lo usarás (“tía, muchas gracias por la bandeja, me será muy útil en mis cenas con amigos”). Aunque no te agrade del todo, estarás rindiendo a esa persona que pensó en ti un merecido tributo.

Agradecer regalos es mucho más que una gracia, es casi un deber que cumplimos para demostrar apreciación por el gesto, que es mucho más que el simple objeto.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Agradecer Regalos, te sugerimos que visites nuestra sección Eventos y regalos.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social