Cómo ayudar al medio ambiente desde nuestro trabajo

Desde tu trabajo puedes hacer muchas tareas para ayudar al medio ambiente. ¡Transfórmalo en un empleo verde!

Cómo ayudar al medio ambiente desde nuestro trabajo

Los empleos verdes son percibidos, generalmente, como aquellos que mediante su acción propician un entorno más saludable, y un mayor cuidado de nuestro medio ambiente. Tal clasificación suele ser aplicada a empleos relativos a la generación de energías alternativas, combustibles alternativos, fuentes de recursos renovables y demás. Pero debemos saber que podemos hacer "verde" cualquier tipo de empleo, incluso uno de oficina, tan sólo poniendo en marcha algunas prácticas saludables para el entorno.

Cómo ayudar al medio ambiente desde nuestro trabajo
Cómo ayudar al medio ambiente desde nuestro trabajo

© Depositphotos.com/Syda_Productions

Hay muchas formas en las que podemos ayudar al medio ambiente desde nuestro trabajo. Una buena manera es minimizando el consumo de recursos, desde muchos puntos diversos. Debemos apagar las luces en habitaciones u oficinas que no estén en uso, y minimizar el uso del aire acondicionado. De preferencia, establece el clima de tu oficina en 25°C o 26°C, que será una temperatura fresca y confortable, y que no será nociva con tu salud ni con el entorno.

Procura leer documentos en pantalla en lugar de imprimirlos, para minimizar tanto el consumo de papel, como también de la electricidad de la impresora, entre otros. Lleva tu propia vajilla al trabajo, para higienizarla y reutilizarla a diario, en lugar de utilizar vajilla descartable de servicios de delivery y catering. En lo posible, lleva tu propia comida, para evitar recibir estos envases descartables, y también para prevenir el servicio de entrega de los alimentos, con el gasto de combustible que ello genera.

Para ayudar al medio ambiente desde tu trabajo busca ventilar las habitaciones con aire de la ventana, en lugar de usar ventiladores. También trata de aprovechar lo más posible la iluminación natural, en lugar de usar lámparas y tubos. Esta iluminación está libre de costo, y es mucho más adecuada. Establece, también, contenedores especiales para los elementos reciclables (como botellas plásticas, tapas, papeles de todo tipo, latas, vidrios y demás) para desecharlos de manera apropiada, permitiendo que el servicio de recolección se haga cargo de su recogida y reutilización. En zonas donde este servicio no existiera, recuerda que muchos trabajadores sociales y cartoneros los recogen para su posterior venta. De este modo estarás ayudándoles, y también creando un mejor entorno.

En lo posible, acude al trabajo usando el transporte público, bicicletas, o simplemente caminando. Esto será beneficioso para tu salud, y también para el entorno. Si no fuera posible, acuerda con colegas y compañeros de trabajo o vecinos para hacer viajes compartidos, aprovechando un solo vehículo para muchas personas, para minimizar el consumo de combustibles.

Recuerda que ser ambientalista es sencillo, si tan sólo aplicamos una mentalidad práctica y respetuosa del entorno. No se trata de dejar de lado la comodidad, sino simplemente hacer uso de las bondades tecnológicas y modernas, aunque de un modo adecuado, medido, y compartido.