Cómo ayudar a un recién nacido

Ayuda a un recién nacido

En el momento del nacimiento, tanto el bebé como la mamá cambian totalmente sus mundos. El recién nacido deja el único lugar que ha conocido desde que comenzó a formarse y la mamá dejar de ser una sola con su hijo, para pasar a ser dos personas diferentes y separadas. A partir de este momento y por primera vez, ya son madre e hijo, un nuevo camino que ambos deben comenzar a andar.

Los cambios que el bebé debe afrontar desde el mismo momento del nacimiento son muchos. El primero de ellos es perder el único mundo que conocía, que le transmitía calma y seguridad a un mundo totalmente desconocido y que solo le causa temor y angustia.

Qué pasa cuando un bebé nace

Anteriormente su vida había transcurrido en un lugar tibio, oscuro, rodeado de líquido en el cual nunca debió sufrir hambre, frío, calor ni dolor. Nunca se sintió solo ya que siempre se encontraba dentro de su mamá y su cuerpito estaba en constante contacto con el útero de la misma.

Dentro de ese mundo tan maravilloso podía flotar, jugar, moverse y escuchar la música más linda y tranquilizadora, los latidos del corazón de su mamá.

Al salir del vientre, se encuentra con un mundo totalmente diferente y hasta “agresivo”. Es un mundo abierto, en el cual al fuerza de gravedad le impide moverse como lo hacia antes, es muy luminoso, siente frío, calor, hambre y para peor, siente mucha soledad. Se encuentra vestido y está separado de su mamá. Ya no se siente para nada seguro.

Consejos para ayudar a un recién nacido

Teniendo en cuenta estos sentimientos que se han despertado en nuestro recién nacido, es que podemos considerar que las necesidades durante sus primeros días de vida son: comunicación, contacto y alimentación.

Comunicación. El bebé necesita sentirse comunicado de manera permanente con su mamá como lo hacía antes, sintiendo los latidos de su corazón y su vos. Por lo que la mama debe hablarle, estar cerca de él, mirarlo constantemente, para poder brindarle la seguridad que él necesita.

Contacto. Para sentirse en contacto como en el útero, es necesario cargarlo, acunarlo, apretarlo contra el pecho. El espacio tan grande en el que se encuentra le provoca una gran sensación de vacío que lo angustia y atemoriza, esa es la razón por la que llora apenas se lo coloca en el moisés y se calma cuando la cargan y acunan.

Alimentación. No solo debemos limitarnos alimentarlo y nada más. Durante el momento de la lactancia, nada mejor que hablarle, mirarlo a los ojos, darle calor al abrazarlo, para que pueda disfrutar de este momento y sentirse como en su mundo conocido y perdido.

Durante todo la gestación, es decir 9 meses, el recién nacido percibió sentimientos y movimiento, cada cosa que hacía su mamá él la sentía, su respiración, su voz, su corazón, nunca estaba solo, entonces no pretendamos que de un minuto a otro se sienta cómodo en la soledad, silencio y quietud reinante dentro de un moisés.

Demos tiempo a este bebé a que conozca este nuevo espacio que se le ha presentado y que se sienta tan seguro como cuando se encontraba dentro del vientre de su mamá. Que pueda sentir confianza y amor de quienes lo rodean. No temamos mostrarle durante sus primeros días todo el calor y afecto que necesita, de esta manera se sentirá comprendido y por sobre todas las cosas amado, sentimiento fundamental para que comience a confiar en este nuevo mundo en el cual estará por el resto de su vida.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ayudar a un recién nacido, te sugerimos que visites nuestra sección Embarazo y maternidad.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social