Hogar
Tipos de Termostatos de Calefacción

Tipos de Termostatos de Calefacción

13/03/20 por Staff de CHP

Un termostato para calefacción es un dispositivo que mide la temperatura, gestiona el sistema de calefacción para que se mantenga encendido cuando es necesario, es decir, funciona como un sistema de control que abre o cierra el circuito eléctrico para lograr la temperatura necesaria, dependiendo si detecta frío o calor en la vivienda.

En suma, puede medir otros aspectos como la temperatura externa, el nivel de humedad y la concentración de CO2, también reducen el consumo de energía, de cualquier forma garantizan el confort de cualquier ambiente.

Además, existen varios tipos de termostato para calefaccion, conviene conocerlos y saber cada una de sus particularidades, para así poder elegir el ideal según las necesidades en cada caso, se trata de poder acceder al adecuado según el lugar en donde se va a utilizar.

¿Cuáles son los tipos de termostatos?

Cada tipo de termostato está vinculado con un conjunto de características distintas, así como ciertas ventajas, hay uno para cada necesidad, estos tipos son:

  • Termostato analógico: también se llama termostato mecánico y es de los más antiguos y simples. Acceden el ajuste de solo 2 temperaturas, es decir una diurna y otra nocturna. Este tipo solo enciende y apaga o activa y desactiva la calefacción para que la temperatura establecida sea constante. Además es sensible a los cambios de temperatura generados por cocinas, chimeneas, el sol y la cantidad de personas.
  • Termostato digital: llegaron para mejorar la calidad y precisión en cuanto a los termostatos analógicos, cuentan con una pantalla digital de cristal líquido, la cual permite ver otras mediciones además de la temperatura además de que facilita su control, incluso son de bajo costo, uso e instalación sencilla. Asimismo, permite la programación de la temperatura en cualquier momento del día, incluso disfrutar de temperaturas distintas todos los días y según la rutina de sus usuarios.
  • Termostato inalámbrico: este dispositivo fue diseñado para garantizar la mayor comodidad, ya que se puede instalar en cualquier punto de la casa admitiendo el control de forma remota o a distancia. Igualmente incluyen una pantalla donde se pueden ver todos los datos, son también programables y se recomiendan para los sistemas de calefacción independientes. Incluso admiten agregar válvulas termostáticas inteligentes, con el objetivo de diferenciar la temperatura en cada una de las habitaciones.
  • Termostato inteligente con WiFi: se trata del modelo más actual y de mayor precio gracias a sus funciones, al igual que los otros tipos controla la temperatura de una casa por medio de varias mediciones, pero en este caso permite gestionar la calefacción de manera remota por medio de un Smartphone o tableta con acceso a internet.

Admite la monitorización y control de la calefacción a través de varias aplicaciones en teléfonos y relojes inteligentes, tables y ordenadores cuando se está fuera del inmueble. Cabe destacar, los modelos más nuevos cuentan con sistema de geolocalización, así que interactúa con el teléfono móvil para determinar cuando el propietario está cerca de casa para activar la calefacción.

  • Termostato modulante: también es conocido como termostato para caldera y se ubica allí en la caldera, su función es variar la potencia de la caldera luego de medir la temperatura, así que hace posible el máximo ahorro energético, además se pueden encontrar en todos los formatos como inalámbricos, digitales, entre otros.
  • Termostato programable: se trata de un termostato inteligente digital programable así que también se conocen como cronotermostatos. Permiten la programación del encendido y apagado de la calefacción durante la semana y el mes, justo cuando se desee y se conecta a la caldera con cables, ofrece mayor precisión y por lo tanto mayor ahorro energético.

Cómo ahorrar en calefacción

Reducir el gasto en calefacción

Cuando el frío del invierno empieza a molestar, incluso dentro de casa, inmediatamente buscamos una solución para evitar que esto suceda. Lo más común, es que prendamos la estufa, o nos pongamos un buzo más. Aquí te ofrecemos una guía sencilla de cómo se puede ahorrar en calefacción, tratando de que las estufas y aires acondicionados se usen lo menos posible y así ahorrar en calefacción.

Te gusta esta nota?