Tips para transformar cosas viejas en útiles

Una de las maneras de dar personalidad a tu hogar y, también, de ahorrar en el proceso, es crear elementos funcionales, prácticos y muy decorativos, dando un nuevo uso a elementos cotidianos. Aprendamos a continuación muchos buenos ejemplos que puedes aplicar en cualquier momento.

Te puede interesar: Cómo reciclar tejidos de hilo o lana

Un viejo marco de fotos es una nueva bandeja

Con un viejo marco de fotos o de cuadros puedes hacer una bandeja glamorosa, especial, ideal para regalar a quien parece tenerlo todo, o para dar un toque distintivo a tus tardes de té. Sólo fija, con pegamento o grampas, una tabla de madera resistente o un vidrio, de modo de formar una buena base. Pinta la pieza, y luego aplica dos capas de barniz para proteger y dar buen uso a esta bandeja.

Nuevos usos para telas, géneros y retazos

Viejos suéteres pueden ser convertidos en una sensacional manta de abrigo, o bien en unos útiles salvamanteles. Un viejo jean o cualquier prenda de vestir puede convertirse en un llamativo camino de mesa, y también las cortinas fuera de uso, incluso las telas plásticas (como cortinas de baño o hasta las mantas del Twister) serán manteles ideales para las reuniones con niños, o para las comidas que suelen ensuciar mucho, como la fondue.

"Si no tienes lustre para tus sillones de cuero, o incluso pomada para tus zapatos, toma un paño suave y seco y embébelo en aceite de cocina común."

Trucos para una cocina más práctica

¿Estás cansado de limpiar hilo por hilo las mazorcas de maíz? Toma un cepillo de dientes o un viejo cepillo del cabello para bebés y elimina las suciedades del apio, del choclo o maíz, de las patatas o de cualquier alimento, sin dañarlo.

¿El cajón de los cubiertos tiene humedad, y tu platería simplemente parece mancharse de la nada? No hay problema: toma una tiza escolar, envuélvela en una gasa, y colócala en los cajones. También puedes colocar unos granos de arroz o migajas de pan seco para eliminar la humedad de los cajones por completo, incluso los que contienen ropa, manteles, o cualquier sitio húmedo.

Otra idea: aprovecha las cajas vacías de pañuelos de tissue para depositar los separadores para el freezer o las bolsas plásticas del mercado. No ocupará lugar, y podrás tomar una sin desparramar el resto.

Mantenimiento de zapatos y otros elementos

Si no tienes lustre para tus sillones de cuero, o incluso pomada para tus zapatos, toma un paño suave y seco y embébelo en aceite de cocina común. Humectarás el cuero y le darás un brillo inigualable, sin dejar aromas y sin residuos pegajosos. También puedes usar aceite en aerosol o líquido para frotar las palas y elementos de jardinería. Estas herramientas se mantendrán limpias y libres de óxido, mientras que la tierra, el barro y la nieve se liberarán más fácilmente.

¿Estás regresando de un viaje y tus zapatos están sucios? No te preocupes: colócalos dentro de los gorros de baño de cortesía para dejarlos lejos de tu ropa, y bien protegidos. También puedes aprovechar mitones que hayan quedado sin su pareja para guardar chanclas y ojotas de playa, o incluso tus gafas de sol.

"Puedes colocar unos granos de arroz o migajas de pan seco para eliminar la humedad de los cajones por completo."