Cómo Curar las Ampollas de Manos y Pies

Si ya te han salido ampollas en los pies, te recomendamos que actúes de inmediato para evitar infecciones y lastimaduras más grandes y dolorosas.

Cómo Curar las Ampollas

Cómo Curar las Ampollas de Manos y Pies

Si notas que te duele u observas enrojecimiento o hinchazón, es conveniente acudir al médico ya que es muy probable que se haya infectado.

¿Por qué aparecen las ampollas?

La causa principal por la cual aparece una ampolla, sobre todo en manos y en pies, es por la fricción o presión. En el caso de las manos es por alguna herramienta, y en los pies, por algún calzado demasiado apretado.

Para evitar que esas molestas y dolorosas ampollas se infecten, puedes seguir estos tratamientos

"Lo primero que hay que hacer es quitar el líquido que se encuentra dentro de la ampolla."

Pasos para curar las ampollas

  1. 1 Lo primero que hay que hacer es quitar el líquido que se encuentra dentro de la ampolla. Para eso, pínchalas con una aguja previamente desinfectada sobre una llama o con alcohol. Luego, lava suavemente la zona, hasta que el líquido de su interior haya salido por completo. No retires la piel, ya que ésta ayudará a que no se infecte.
  2. 2 Luego, limpia con alcohol y coloca una crema cicatrizante o un apósito pequeño, para aislar la zona afectada. Es conveniente cambiar el apósito o cinta adhesiva todos los días.
  3. 3 Si cicatriza correctamente, la piel superficial de la ampolla se irá haciendo más gruesa y se desprenderá de a pequeños trozos.
  4. 4 Si la ampolla se rompe sola, lava la herida con agua y jabón, aplica una crema antibacteriana y cicatrizante, y cubre con un apósito, venda o gasa limpia.

>> EXTRA: Prueba este otro tratamiento para curar ampollas sin dolor

Receta de la abuela para curar ampollas

Una receta de las abuelas consiste en colocar la ampolla en agua caliente con sal por unos 20 minutos. Luego, retira del agua y seca muy bien, pero con suavidad.

A continuación, prepara una mezcla de clara de huevo con aceite de oliva (en partes iguales) y aplica sobre la zona.

Nota: Si notas que te duele u observas enrojecimiento o hinchazón, es conveniente acudir al médico ya que es muy probable que se haya infectado.

Seguir