Cómo comunicarnos con el entorno mediante el Feng Shui

El Feng Shui busca que tengamos una mejor conexión energética con entorno y todo lo que nos rodea.

El Feng Shui es una técnica milenaria de orígenes orientales que tiende a la conexión con el mundo y con el entorno energético, mediante elementos y disposiciones geoespaciales, decorativas, y a través de prácticas sencillas. Poner en práctica algunos de sus consejos es sencillo.

Cómo comunicarnos con el entorno mediante el Feng Shui

Para comenzar, debemos entregarnos a la idea de que todo lo que nos rodea es una entidad energética. Elementos vivos y muertos, todo tipo de materia, tienen su carga energética, incluso nosotros mismos. Esta teoría es la que da pie a las técnicas del Feng Shui, ya que es la que nos permite identificarnos como un elemento más dentro de una gran comunidad, facilitando nuestra comunicación y conexión con el entorno.

Te puede interesar: Cómo armonizar las ventanas según el Feng shui

Debemos tomar una mentalidad positiva, abierta y receptiva hacia lo que nos rodea. Debemos ser conscientes de su presencia, incluso tratándose de rocas, plantas, el aire o una nube. De esta forma, lograremos sentirnos en armonía e integración con el entorno, propiciando la comunicación no verbal (sino energética) con el mundo entero, ya sean objetos o incluso otras personas.

La gentileza, la caballerosidad, la suavidad del trato y la calma son pilares importantes. Las tendencias y comportamientos agresivos sólo nos llevarán a un mal lugar anímico y a una mala comunicación energética con nuestro entorno. Debemos respetar la esencia y la presencia de seres y objetos circundantes, tal y como desearíamos ser tratados nosotros. Después de todo, no quisiéramos recibir una lluvia de golpes propinados por lo que nos rodea... ¿por qué la propinaríamos nosotros, en particular a entidades -seres y objetos- que no pueden defenderse?

Para establecer una buena comunicación, debemos comprender el temperamento de la otra persona. Lo mismo sucede con los demás seres. No porque nos guste la ubicación de cierta planta, significará que la planta esté a gusto en ese sitio. No porque nos plazca que nuestra mascota coma determinado alimento, tal comida será de su mero agrado. El respeto es la base de una buena relación, de una buena civilización, de una buena comunidad... y de una buena comunicación, ya sea energética, verbal, o la que busquemos entablar.