Este es un truco bastante sencillo, debes colocar un poco de pimienta en polvo en el sector donde guardas el coche y los gatos no se acercarán.

Otro consejo es tener en la cochera alguna planta cuyo olor natural resulte desagradable para los gatos, como por ejemplo la ruda.