Cómo Teñir Telas con Hielo

Método para Teñir Telas Usando Hielo

Dile adiós a la suciedad del teñido con anilinas y de los complicados sistemas de batik.Esta técnica para teñir telas con hielo es tan limpia que ya nunca más volverás a los métodos tradicionales. No hay excusas para no lograr los más originales tejidos para tapizados, cobertores, prendas de vestir, cortinas, ¡y para todo lo que quieras!

Elementos necesarios

Para teñir telas con hielo necesitas pocos materiales, fáciles de conseguir y que quizás ya tengas en casa:

  • La tela limpia y seca (mejor si es un tejido natural como el lino o el algodón).
  • Una cubeta o contenedor lo suficientemente grande para sumergir la tela.
  • Agua
  • Carbonato de sodio, una taza por cada 4 litros de agua (si no consigues, aquí te contamos cómo fabricarlo)
  • Una cuchara o espátula de madera, para no sumergir tus manos en el agua.
  • Un contenedor grande que puedas ensuciar.
  • Una rejilla o malla de plástico un poco más grande que el contenedor (un consejo: las viejas parrillas de las neveras funcionan de maravillas)
  • Tinte en polvo para teñido en frío (anilina en polvo o tintura seca, del color que elijas).
  • Una cucharita o espátula pequeña.
  • Cubos de hielo, tantos como necesites para cubrir la tela.
  • Una batea con agua fría – como la pileta de la cocina.
  • Opcional: guantes de látex y ropa de trabajo.
Método fácil para teñir telas. Cómo teñir tejidos con hielo. Método para teñir telas en frío.

© Depositphotos.com/Nattle

Imagen 1. La técnica de teñido con cubos de hielo logra efectos espléndidos. Una vez seca la tela, puedes repetir con el siguiente color.

Pasos para teñir telas en frío

Lo primero es lavar y secar el tejido natural, para quitarle suciedad y apresto. Ya seca, sigue estas instrucciones simples:

1. En la cubeta, pon cantidad suficiente de agua como para cubrir la tela y, por cada 4 litros que agregues, añade 1 taza de carbonato de sodio. Revuelve con la cuchara para disolver.

2. Sumerge la tela en la preparación removiendo con la cuchara para asegurarte de mojar bien el tejido. Si quieres, usa guantes resistentes y hazlo con las manos. Deja reposar en el líquido por 15-20 minutos.

3. Retira el tejido y ponlo dentro de la batea, para que escurra el exceso de agua mientras preparas los demás elementos. Si quieres puedes usar guantes y estrujar un poco la tela, pero tan sólo con dejarla escurrir unos 5 a 10 minutos será suficiente.

4. Prepara el contenedor para el tejido. Ponlo en una superficie de trabajo y ubica la rejilla por encima, para recolectar todo el líquido que pudiera caer. Acomoda la tela húmeda arriba, verificando que no exceda el tamaño del contenedor. Ten en cuenta que este tinte actúa por contacto: enrosca y acomoda la tela de una manera que permita crear diseños interesantes.

5. Pon los cubos de hielo directamente sobre la tela, cubriéndola con una suerte de manto helado.

6. Usando la cucharita, comienza a espolvorear el tinte en polvo sobre los cubos de hielo. No necesitas usar demasiado: piensa que es la sal con la que condimentas un corte de carne, y recuerda que el hielo, conforme vaya derritiéndose, irá llevando el tinte a distintas zonas del tejido. Deja reposar por 24 horas.

Nota: En este paso puedes usar un solo color, o tantos como quieras. De cualquier forma, ten en cuenta que si al terminar el trabajo prefieres algo más intenso, repite la operación o hazlo para incorporar una “segunda capa” con un tono diferente.

7. Pasadas las 24 horas notarás que el hielo se ha derretido y ha permitido que el tinte dibuje sobre la tela. Es el momento de pasar el tejido a la batea y dejar correr agua fría por encima, para que quite el exceso hasta que notes que el agua sale limpia de tu trabajo, moviéndolo con la cuchara de madera para estar seguro. Si vas a tocar la tela con las manos, te recomendamos usar guantes para prevenir cualquier mancha.

8. Tiende la tela al sol, o al menos al aire libre, mejor si es sobre el césped por si quedara algún mínimo resto de tinte que pudiera ensuciar el piso por debajo.

9. Cuando la tela esté completamente seca puedes lavarla en una cubeta de agua fría y volver a dejar secar, para analizar el resultado de tu labor.

Ya listo el trabajo (si fueras a hacer más capas de color), plancha la tela para fijar aún más los colores, y disfruta de tu nuevo estampado con esta técnica para teñir telas con hielo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Teñir Telas con Hielo, te sugerimos que visites nuestra sección Ropa y calzado.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social