Cómo Recargar las Pilas Usadas

Truco para Recargar las Pilas Usadas

El avance de la tecnología nos permite pilas y baterías de larga duración. Pero, a veces, hasta la más sofisticada de las baterías finaliza su carga y nos toma por sorpresa, especialmente si estamos de camping o de viaje.

Aquí te contamos algunos buenos trucos para recuperar las pilas gastadas y maximizar su uso.

Cómo recargar las pilas con el sol

Cuando las pilas se agotan solemos renovarlas directamente, descartando las agotadas (recuerda siempre hacerlo en los contenedores apropiados y nunca en la basura doméstica). Sin embargo, puedes aprovechar una técnica que te permitirá cargar las pilas y baterías para poder usarlas un poco más.

Al agotar por completo la carga, colócalas con su contacto o su polo positivo orientado hacia el sol, o al menos de una manera que les permita recibir la luz solar de forma directa. En un día claro y de buena intensidad lumínica, podrás recargar las pilas y baterías para poder usarlas hasta dos horas más. Un consejo ideal para tener en cuenta cuando estás de camping o en carpa, o para aplicar en casa y maximizar su uso.

Recargar pilas con el frío

El frío tiene un excelente efecto en las baterías, pues condensa su carga. Cuando una pila recargable parezca defectuosa, o dure muy poco tiempo (suele ocurrir en las de teléfonos inalámbricos, móviles, ordenadores y otros, cuando ya llevan algún tiempo de uso), puedes renovar su vida útil y su capacidad de almacenamiento con un ejercicio simple.

Descarga por completo la batería. Envuélvela en una servilleta de papel absorbente, y luego en papel aluminio de cocina o en plástico. Lleva al congelador, y deja allí toda la noche, todo el día si te es posible, o hasta 3 días en congeladores algo saturados de alimentos y con poco frío en circulación. Luego, retira la batería y desenvuélvela del aluminio o del plástico, dejándola sobre la toalla de papel para que absorba la humedad.

Cuando tenga la temperatura de ambiente, colócala en el cargador hasta completar, y verás que esta vez durará más. Recuerda que debes agotar por completo su energía antes de volver a cargarla.

Para dar un aprovechamiento extra a las pilas comunes una vez agotadas, lleva también al frío, envueltas en papel para preservarlas de la humedad. Como vimos, el frío condensa la carga residual, permitiendo al menos unos minutos de uso extra. Es un consejo a tener en cuenta en casos de emergencias.

Aprovecha las pilas y baterías recargables

Dependiendo de su composición, las pilas y baterías pueden ser recicladas en un pequeño porcentaje de su composición, aunque siempre presentan un residuo. Por ello, te recomendamos ampliamente que des siempre preferencia a las recargables. En el mercado podrás encontrar cargadores de pared, solares, de dínamo o fricción, y hasta con conexión USB para cargarlas en el ordenador.

Al utilizar pilas y baterías recargables, asegúrate de agotar por completo su carga antes de renovarla, y al hacerlo cumple con el tiempo estimado, retirándolas del cargador sin dejarlas tiempo de más. Esto prolongará mucho su vida útil.

Estas baterías son mucho más limpias y respetuosas con la naturaleza y, si las usas apropiadamente, estarás ahorrando mucho y cuidando tu entorno natural.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Recargar las Pilas Usadas, te sugerimos que visites nuestra sección Economía y Ahorro.

Esta nota te fue útil?
188 valoraciones.
El 76% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social