Cómo mantener las piscinas en invierno

Cómo mantener el agua de la piscina en invierno

Durante el verano nos damos a las tareas de higiene de la piscina con buen talante. Aprovechamos a tomar algo de sol, a recrearnos y luego disfrutamos de la alberca ni bien terminamos de limpiarla. Pero durante el invierno nos escapamos de estas labores, que suponen pasar frío y que no podremos disfrutar a menos que contemos con un costoso sistema de calefacción del agua o una pileta de interiores.

Para que esta tarea no sea un fastidio, te contamos una manera simple de mantener la piscina en invierno.

¿Por qué mantener el agua limpia en invierno?

En el agua viven innumerables bacterias y hongos microscópicos que se desarrollan aunque la temperatura sea de infra cero. Estos pueden proliferarse en colonias que alteren el buen estado de la piscina, rompiendo sus estructuras y afectándola sin retorno. Limpiar el agua al menos una vez por mes resulta indispensable para mantenerla y evitar estos microorganismos, pues además, sabemos que debemos dejar la alberca con agua a lo largo del año para impedir quiebres y deformaciones en la estructura.

Cómo limpiar la pileta en invierno

En el verano usamos una medida simple de cloro y químicos purificadores para el agua, pues usarlos en demasía puede ser perjudicial para los bañistas. En invierno, en cambio, podemos redoblar los esfuerzos químicos, y aprovechar su acción prolongada para sanitizar el agua y evitar la proliferación de microorganismos.

Para ello, es fundamental ajustar el pH del agua, utilizando medidores simples y agregados que logren tal efecto. Asegúrate de mantener el nievl entre 7,2 y 7,6. Al mismo tiempo, agrega cloro en cantidad suficiente a abundante, en 1 a 1 y 1/2 ración recomendada por el fabricante.

Utiliza el filtro de limpieza y de recirculación del agua al agregar los limpiadores químicos, evitando que se posen en las superficies de manera directa. Haz un programa de mantenimiento, accionando la bomba y el filtro durante una a dos horas, una a dos veces por semana. Por ejemplo, enciende la máquina el lunes a primera hora, y luego el jueves a última hora, dejándola funcionar por su cuenta, sin esfuerzo.

Complementos para el mantenimiento de la piscina

Aprovecha todas las ayudas que tengas a mano, como colocar cobertores y anillos solares sobre la piscina, para evitar que ingresen suciedades. Por seguridad, puedes poner un toldo que sobresalga al tamaño de la piscina, en lugar de uno flotante, ajustándolo a los veredines laterales. Esto también evitará el congelamiento del agua, si es lo que prefieres.

En el mercado podrás encontrar productos de hibernación, que son paquetes de químicos diseñados específicamente para controlar la higiene del agua de la piscina, ya sea ante congelamiento o poca actividad de limpieza. Aprovéchalos, prestando atención a la recomendación del fabricante en su uso.

Finalmente, busca el beneficio en este tiempo de limpieza, aunque sea totalmente escaso, imaginando la diversión del verano y el disfrute del aire libre. Esto te dará energías y relajación mental, aportando a tu felicidad y convirtiendo una tarea tediosa en una placentera.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo mantener las piscinas en invierno, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 67% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social