Cómo hacer un mantenimiento al sistema de calefacción central

La calefacción centralizada, o sistema de calefacción residencial por calderas, es una excelente manera de dar calor a los hogares, ya sea en conjuntos de consorcio o a residencias únicas. Sin embargo, la falta de mantenimiento puede hacer que este gran recurso de vivienda confortable se transforme en una verdadera pesadilla, ya sea por mal funcionamiento, o por un gasto excesivo. Aprendamos, entonces, a dar el correcto mantenimiento al sistema de calderas.

El mantenimiento y cuidado de la caldera, las tuberías y de todo el sistema de calefacción centralizada dependerá, en cuanto a sus acciones y a su regularidad, de que se trate de un sistema de calefacción para un hogar, o para un edificio o consorcio. A mayor uso del sistema, mayor será el desgaste, y más regulares deben ser los controles, las revisiones y tareas de mantenimiento, tanto las indispensables como las necesarias.

Ante todo, la revisión debe hacerse con cuidado y atención. Las tareas de mantenimiento del sistema de calefacción central deben ser hechas por manos experimentadas en el asunto, para que el remedio no termine siendo más caro que la enfermedad. No te pierdas nuestros consejos para elegir la persona o empresa encargada del mantenimiento.

La primera revisión es ocular. Se recorre con la vista la caldera, los radiadores, las tuberías y todos los sectores, en busca de pérdidas, roturas o lo que fuera que llame la atención. Luego, se hace funcionar el sistema, y se verifica que no existan pérdidas. También, se verifica que la caldera esté proporcionando el calor adecuado, no excesivo ni tampoco ineficiente. Es conveniente verificar también que no haya componentes que presenten demasiada temperatura, por ejemplo, acercando la mano a las tuberías, para verificar que niños, animales o personas desatentas puedan correr peligro en su cercanía.

Una vez por año (o por temporada) deben realizarse las tareas de revisión general de las calderas, ya sea de gas o de combustible. También se debe de revisar el estado del aislante térmico de los componentes, así como las baterías de intercambio térmico, según se presenten en el modelo del sistema de calefacción.

Dos veces por año se debe revisar el circuito de aire o de humo de la caldera, para verificar que tenga buen tiraje. Revisa también la chimenea, para asegurar protección. Si el sistema presenta material refractario de fácil acceso, también se debe de revisar dos veces por año, al igual que el estado de las válvulas y el sistema de control automático. Recuerda revisar y mantener dos a tres veces por año los filtros de agua.

Con mayor regularidad, una vez por mes, se debe limpiar el quemador de la caldera, revisar el vaso de expansión y el o los sistemas de tratamiento del agua. Revisa el estado del cierre que conecta el quemador con la caldera, y también comprueba el nivel de agua presente en el sistema.

Por último, comprueba y verifica mensualmente los sistemas de seguridad, las bombas, los ventiladores y el sistema de preparación del agua sanitaria, si el sistema tuviese estas características.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo hacer un mantenimiento al sistema de calefacción central, te sugerimos que visites nuestra sección Reparaciones y Mantenimiento.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 50% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social