Cómo contratar los servicios de un handyman

Todas las refacciones por un sólo profesional

Escuchas una gotera en la caja de la ducha, e inmediatamente llamas al plomero. Luego, notas una tabla suelta en el parquet de la sala, y llamas al carpintero. Mientras esperas al carpintero, notas que la pared del patio podría recibir gustosa una mano de pintura. Detente. Antes de llamar también al pintor, será mejor cancelar todo y llamar a un handyman calificado.

Los handyman (del inglés “habilidoso”) es un verdadero solucionador de problemas. Se trata de personas ingeniosas, hábiles, y altamente calificadas a la hora de solucionar numerosos inconvenientes del hogar.

Cómo contratar un handyman

Puedes pedir a tus amigos y conocidos referencias sobre sus proveedores de servicios, o bien buscarlo en publicaciones. Los handyman suelen ser independientes, por lo que sus presupuestos de publicidad son más bien limitados. Sin embargo, es común hallar sus avisos en publicaciones barriales y periódicos locales.

En algunos países se requiere una certificación municipal para ejercer como handyman. En otras zonas, en cambio, el handyman es un autodidacta en quien seguramente puedes confiar, pues se trata de personas ingeniosas, que buscan soluciones alternativas a problemas comunes.

Revisa todos los detalles

Cuando llames a un handyman, aprovecha sus servicios y conocimientos. Recorre tu hogar, con papel y lápiz en mano, y registra todos los sitios y las situaciones que merecen su atención. Por regla general, los handyman cobran por horas de trabajo o por un monto total, por lo que puedes aprovecharle para dar solución a numerosos inconvenientes del hogar.

Comienza tu recorrido por la zona que presenta el inconveniente inmediato. Por ejemplo, notas una gotera en la flor de la ducha. Anota este problema en tu listado, y luego analiza con detenimiento todas las canillas y desagües del cuarto de baño. Verifica el buen estado de la flor (si necesita ser descalcificada, por ejemplo), y qué tal funciona el flotador de la carga del sanitario. Da pequeños golpes a los azulejos, verificando si hay acumulación de aire por detrás.

Luego, recorre el resto de las habitaciones. Registra en tu listado si hay tablas, baldosas o cerámicos sueltos, si hay pinturas en mal estado, humedades, pérdidas de agua, si la caldera o los radiadores funcionan bien, incluso si los muebles tienen “juegos” o rechinan con el movimiento. Verifica los cristales de las ventanas, y las zonas por las que haya pasos de aire.

Así, luego de registrar todos los detalles que merecen la atención del profesional, llama al handyman y coméntale las situaciones urgentes, y que “también tienes otros asuntos sencillos por analizar”. Así, el profesional podrá administrar su tiempo para hacer un lapso suficiente y dar solución a todos los detalles. Todas las soluciones, en una sola persona.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Esperando al handyman: revisa tu hogar y crea la lista de actividades, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social