Cómo elegir el limpiafondos de la piscina

Consejos para elegir un limpiafondos para la piscina

Limpiar la piscina a mano supone un enorme esfuerzo, y también una gran satisfacción al observar el resultado. Pero si no cuentas con los elementos apropiados, las tareas de higiene serán algo infructíferas, dejando el agua poco cristalina y suponiendo demasiadas horas de trabajo cansador para efectos poco agraciados.

Uno de los elementos imprescindibles para esta tarea es el limpiafondos, y su correcta elección puede ser la clave que diferencie una alberca limpia, de una en aspecto algo regular.

Qué tener en cuenta al elegir un limpiafondos

Para elegir el limpiafondos adecuadamente se debe prestar atención a las características de la piscina, en cuanto a sus dimensiones, profundidad, y formas internas o bordes que pudieran requerir de cepillos especiales. Analiza la composición de la alberca, si es de cerámico, de material, plástica o de fibra de vidrio, pues su porosidad y rugosidad determinará la suciedad que pueda quedar atrapada en su superficie interna: A mayor aspereza, más duras deben ser las cerdas del cepillo para limpiar correctamente.

Tipos de limpiafondos para piscinas

Hay diversos métodos y sistemas limpiafondos para piscinas, y cada uno tiene su mejor funcionamiento de acuerdo a las características de la alberca.

Limpiafondos hidráulicos por aspiración: Se conectan a la manguera de succión de la bomba con filtro (skimmer), y poseen en su extremo un cepillo rígido de cerdas cortas, con el que se raspa la superficie despegando la suciedad y permitiendo su succión y filtrado. Pueden ser movilizados a mano, o tratarse de un robot automático de limpieza, siendo los primeros adecuados para piscinas de tamaños medianos, y los segundos para las más pequeñas.

Limpiafondos hidráulicos por presión: Funcionan de manera similar al anterior, aunque se conectan al retorno de la piscina, requiriendo a menudo la instalación de bombas secundarias de succión.
Son utilizados para albercas de material y de dimensiones mayores, colaborando al funcionamiento de filtros fijos automatizados.

Limpiafondos eléctricos o motorizados: No se conectan a sistema, sino que poseen un filtro integrado. Son pequeños robots que recorren el piso de la piscina, y también sus laterales en algunos casos. Son los elegidos para piscinas de cerámicos, material o plásticos de uso hogareño, de dimensiones pequeñas o medianas, y requieren del cepillado manual de los laterales para un mejor funcionamiento. El uso de decantadores para piscina será un aliado fundamental en estos casos.

No todo es automático

Recuerda que el mantenimiento de una piscina es una tarea que requiere de acción por nuestra parte. Aunque tengas un limpiafondos de funcionamiento automático y programado, deberás retirar las suciedades flotantes con pala de red, y acondicionar el filtro de la bomba con cierta frecuencia. El esfuerzo bien valdrá la pena cuando veas tu piscina luciendo agua cristalina, saludable y acondicionada para su uso en cualquier momento del año.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir el limpiafondos de la piscina, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social