Cómo elegir el calzado para hacer running

La importancia de un buen calzado para hacer running

A la hora de elegir una actividad deportiva, el running es ciertamente una opción a tener en cuenta. Es saludable, al alcance de casi cualquier persona, se realiza al ritmo propio y con la intensidad que uno quiera. Además, es sociable y ayuda a lograr una mejor figura en poco tiempo, sin mencionar los grandiosos beneficios de una mente relajada en un cuerpo libre de toxinas.

Pero la correcta práctica del running no debe hacerse así sin más, sino que hay que prestar atención a los elementos utilizados para que el running sea realmente una bendición, y no una causa de posibles lesiones. En esto, el calzado que eliges para correr es de vital importancia.

Características del calzado para hacer running

El calzado de running es especial, pues controla el rebote, propicia una superficie acolchada sobre la que se posan tus talones en el piso, y protege tus tobillos y rodillas. Su conformación interior también protege de raspaduras y ampollas, y su material de confección permite una correcta ventilación (en consideración a la sudoración provocada), lo que protege de hongos y otras condiciones de los pies.

La amortiguación de las zapatillas de running es muy importante. Deben elegirse en relación a la altura y peso del deportista, dando así la mejor absorción del impacto y teniendo en cuenta el suelo sobre el cual se practicará la actividad.

Las "trail running" son las zapatillas adecuadas para terrenos blandos (arena suelta, pasto, tierra y piedras), mientras que las de performance son para sesiones más intensas, sobre pistas duras.

También se debe considerar su peso, pues deben ser livianas, algo flexibles en la capellada, y cubrir bien el pie uno a dos centímetros por debajo del hueso del tobillo, para evitar roces y permitir su completo movimiento natural.

Consejos en el uso de calzado de running

Al comprar zapatillas de running, ata bien los cordones y pruébalas en la tienda. Luego, "ablándalas" en casa, antes de salir a correr con ellas, para que tomen adecuadamente la forma de tus pies.

Si entrenas dos a tres veces por semana, es buena idea tener dos pares diferentes e ir alternándolos, para evitar un desgaste demasiado rápido del par. Se calcula que una zapatilla de running tiene una vida útil normal de 500 kilómetros recorridos, aunque puedes medirla en un cambio cada año o cada dos años, dependiendo de la intensidad y regularidad de tus entrenamientos.

Problemas al no usar un calzado adecuado

Si realizas running con calzados inapropiados las consecuencias pueden ser severas, ya que puede provocar lesiones de tobillos y rodillas, causar raspones y ampollas en los pies, producir hongos y pie de atleta, además de exacerbar condiciones como el pie plano y otras.

Usar un mal calzado para hacer running puede provocar tendinitis, lesiones crónicas de rodilla, talón de Aquiles, problemas articulares y algunas más, así que es mejor prevenir eligiendo el calzado correcto según tus necesidades.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo elegir el calzado para hacer running, te sugerimos que visites nuestra sección Ropa y calzado.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 83% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social