¿Dónde colocar la caja de arena para gatos?

La higiene de los gatos y sus cajas de arena

Tener un gato por mascota es un placer, son compañías amorosas, divertidas, que nos sorprenden con su higiene y propio cuidado. También son animales que aprenden a una velocidad estrepitosa, y que son limpios en cuanto a su entorno: nunca hacen sus necesidades en el mismo sitio donde comen o duermen. Pero no siempre podemos sacarlos al jardín a hacer sus cosas. Es entonces cuando las cajas de arena vienen de maravillas.

¿Qué son las cajas de arena para gatos?

Se trata de contenedores de baja altura y dimensiones adecuadas para la mascota, en las que colocamos unas piedrecillas blancas especialmente formuladas para ser utilizadas a modo de sanitario. Estas piedritas, denominadas "arena" (pues antes se utilizaba arena común) absorben los líquidos y también los aromas tan desagradables de los sólidos, permitiendo al gato "enterrar" sus heces y orina tal como lo hacen en estado salvaje o puertas afuera.

Las cajas de arena son geniales, pues puedes tenerlas en interiores y darle a tu minino plena libertad de su uso, sin que debas preocuparte por los malos olores. Sólo debes retirar una vez por día los depósitos, para mantenerla en impecables condiciones. Dependiendo de la regularidad de uso, puedes renovar las piedrecillas una o dos veces por semana, sin demasiado esfuerzo.

¿Dónde colocar la caja de arena para gatos?

Ya elegida la caja de un tamaño espacioso y adecuado para las dimensiones de tu gato, y puesta la arena, planifica su ubicación teniendo en cuenta la practicidad y comodidad. Si la pones en un sitio alto o inestable, el gato no la usará. El piso es el mejor espacio, pues es firme, queda a su alcance, e invitará a su uso.

Busca un sector algo ventilado, para que se airee mejor. También debe tener buen nivel de iluminación: aunque los gatos puedan ver mejor que nosotros en la oscuridad, a nadie le gusta tener que estar adivinando dónde está el sanitario.

Escoge un sitio para poner la caja de arena que esté alejado de las zonas de comer y de dormir. Muchas personas optan por ubicarlas en el sanitario, por cuestiones de higiene y ventilación. Esta es una buena decisión, siempre y cuando el gato pueda acceder allí libremente, y que la coloques lejos de la ducha, para no humedecer las piedras cada vez que tomes un baño.

Recuerda que el animal necesita privacidad a la hora de usar el sanitario. Si estás observándole y persiguiéndolo cada vez que va a su caja de arena, terminará por no utilizarla. Lo mejor es dejarlo libre, para ir y venir cuando lo necesite, eligiendo un sitio al que pueda llegar y abandonar fácilmente, como el sanitario, la lavandería o una cochera cerrada, aunque ventilada.

Si deseas leer más artículos similares a ¿Dónde colocar la caja de arena para gatos?, te sugerimos que visites nuestra sección Mascotas.

Esta nota te fue útil?
6 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social