Cómo distinguir entre aceites esenciales y fragancias

Aceites esenciales y fragancias

Los aceites esenciales y las fragancias naturales son elementos que podemos utilizar en mezclas, aplicaciones directas o tópicas, en baños o en muchas formas, para tratar y aliviar dolores, o para hallar el equilibrio emocional y mental. Pero no se trata de los mismos elementos, son ingredientes diferentes, y poseen diferentes impactos y aplicaciones.

Diferencias entre aceites esenciales y fragancias

Aunque posean un aspecto similar, e incluso una consistencia sumamente parecida, las fragancias y los aceites no son el mismo elemento. Los aceites esenciales son extractos naturales de vegetales y flores, mientras que las fragancias suelen ser productos sintéticos elaborados. Los aceites poseen un impacto real a nivel médico en nuestro organismo, mientras que las fragancias carecen de estas capacidades terapéuticas, aunque sí pueden ser utilizadas en rutinas de aromaterapia ya que son capaces de evocar, en nuestro cerebro algunas sensaciones gracias a la percepción por nuestros sentidos.

Los aceites son inocuos, y pueden ser tanto inhalados o también aplicados directamente sobre nuestra piel sin inconvenientes. Sólo presentan complicaciones en su aplicación en pieles extremadamente sensibles, o en casos de alergias al componente principal de dicho aceite. Incluso algunos aceites esenciales pueden ser consumidos.

Por su parte, las fragancias no pueden ser consumidos, y tampoco se suele recomendar su aplicación tópica. Sí se pueden utilizar como ambientadores y como complementos de otros fabricados, como jabones, inciensos, perfumes, lociones, velas y otros.

Aunque se trata de elementos indicados como "naturales", los aceites son extracciones y las fragancias son productos confeccionados en laboratorios. Por lo tanto, debemos manejarlos con cuidado, en especial en los hogares en los que hay niños pequeños y animales curiosos, ya que incluso la ingesta o la aplicación excesiva de inocuos aceites esenciales puede tener complicaciones o provocar malestares gástricos y en otras regiones corporales.

Prueba para distinguir un aceite escencial de una fragancia

Si no puedes leer la etiqueta de los contenedores, o si no logras diferenciar entre uno y otros, puedes determinar si se trata de un aceite o de una fragancia haciendo una sencilla prueba: en un trozo de papel blanco (como el que usas en la impresora) coloca una gota del producto. Sopla o deja secar y observa el papel: luego de secarse, las fragancias suelen dejar residuos en la hoja, mientras que los aceites no lo hacen. Así, podrás descubrir de qué producto se trata.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo distinguir entre aceites esenciales y fragancias, te sugerimos que visites nuestra sección Cuidado de la Piel y el Cuerpo.

Esta nota te fue útil?
14 valoraciones.
El 93% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social