Cómo Curar la Casa

Cuándo y Cómo Curar la Casa

A veces sentimos que nuestro hogar no resplandece de alegría, se siente apagado y triste, igual que si estuviera enfermo; es entonces cuando necesitas curar la casa con rituales simples y acciones cotidianas que, pese a su simpleza, prometen devolverle la alegría y esa energía vital que nos atrae y nos cobija.

Conoce algunas maneras fáciles de curar tu hogar y mantener sus energías siempre arriba.

¿Las casas se enferman?

¿Alguna vez entraste en una casa lúgubre y sentiste como si un frío te envolviera? ¿Has notado que hay hogares que resultan invitantes, mientras que otros parecieran aplastar tus ánimos tan sólo con atravesar el umbral? Verás, al igual que los seres vivos, las casas pueden "enfermar" cuando las condiciones lo propicien. Un hogar que no recibe luz del sol, en el que no ocurren situaciones de familia y amistad, sin música, sin amor y habitado por personas con emociones negativas (ira, enfermedades, depresión y otras) es muy propenso a ver sus propias energías mermar.

Métodos para curar una casa. Renovar las energías y curar el hogar. Consejos del Feng Shui para curar el hogar

© Depositphotos.com/Anetlanda

Imagen 1. Para curar la casa de energías negativas necesitas aportarle felicidad. Baila, canta, ríe y sé quien ilumine tus propios ambientes.

Piensa en tu hogar como en una de tus plantas: si no la acercas a la ventana para que reciba luz, si no la riegas, si no le quitas las pestes, probablemente enfermará. Mientras que la planta puede morir, la casa no se desmoronará, pero tendrá una mala energía, una pesadumbre casi palpable, será un hogar frío, triste, que no te motive ni te de alegría al entrar en él.

Consejos para curar el hogar

Afortunadamente, hay muchos rituales para curar a casa, y también hay actividades simples que puedes poner en práctica a diario para alegrar tu hogar y llenar cada rincón de energía positiva. Por un lado, la casa debe experimentar vida. Lo primero que debes hacer al despertar por la mañana es abrir las cortinas y las ventanas, para invitar a la luz del sol y ventilar el aire. Esto renovará la energía de tu casa, en especial si ha estado a oscuras por algún tiempo.

¿Te gusta la música, pero hace mucho que no la disfrutas? A menudo nos sucede que nuestro humor es menos que óptimo, y no sentimos ganas (ni motivación) para reunirnos con amigos o en familia a reír en torno a la mesa, de encender la radio para escuchar música inspiradora y divertida, o siquiera de cocinar o de hacer lo que más nos gusta. Vence ese mal impulso: aunque no tengas “ganas”, enciende música a buen volumen, canta y baila, juega con tus hijos o con tus mascotas, y funcionarás como un faro de positivismo que ayudará a atraer a más energías de las buenas a tu hogar.

Otra buena manera de curar la casa y renovar sus energías (quizás la manera más laboriosa) es limpiarla y re-ordenarla. Quita la suciedad, vacía las habitaciones una a una para limpiarlas, cambia cortinas, sábanas y decoraciones, modifica el color de las paredes, reorganiza el mobiliario y (al igual que puedes hacer en tu propio cuerpo si te sientes desmotivado) cambia su aspecto para cambiar sus energías.

Recuerda botar las cosas rotas, abrir las ventanas, cambiar los colores en todo lo que puedas, y elimina los objetos inútiles o que no evoquen en ti sentimientos de alegría. Si hay decoraciones que no te hagan sonreír, ¡dónalas, obséquialas o bótalas!. Un hogar ocupado por personas alegres renovará sus energías y se curará casi de inmediato, absorbiendo y potenciando las energías positivas que tú mismo le estarás aportando.

Feng Shui para curar la casa

El Feng Shui nos recomienda tomar ciertas precauciones para evitar enfermar las energías de nuestro hogar. Además de intentar mantener una casa activa y vital, llena de música y de risas en cuanto se pueda, el Feng Shui nos indica que no debemos transformar los espacios en altares de luto: tener fotografías de seres queridos ya fallecidos no es recomendable, y mucho menos encender velas en su memoria. Si quieres rendir tributo a alguien que ya haya dejado este mundo, hazlo viendo sus fotografías de un álbum o recordando acontecimientos felices, bailando al son de su música favorita, y hasta preparando su platillo preferido para compartir con familia y amigos.

Si el motivo de tristeza es por un hijo que se mudó fuera de casa, o una pareja que ya no vive contigo, evita mantener intactos sus espacios. Todo lo contrario: el Feng Shui recomienda modificar el aspecto y hasta el uso de los espacios que nos provoquen pesar.

En lo que respecta a las curas del Feng Shui, los elementos de agua y con movimiento pueden ayudarte a recargar las energías de tu hogar. Los acuarios (peceras, estanques) con burbujas de aire y peces coloridos traerán paz y vida a tus ambientes, al igual que los elementos que se muevan con el viento, como las campanas y los tubos de viento.

Finalmente, para motivar el abandono de las energías estancadas de nuestros espacios puedes valerte de las velas, que literalmente dan luz sobre la oscuridad, y de los inciensos (sahumerios), cuyo humo invade cada rincón, “empujando” las energías negativas hacia fuera y haciendo espacio para que lleguen las positivas, para ayudarnos a curar la casa muy fácilmente, ¡y puedes hacerlo a diario si lo prefieres!.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Curar la Casa, te sugerimos que visites nuestra sección Esoterismo y Espiritualidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social