Cuándo Reemplazar Objetos de la Cocina y la Habitación

¿Es Momento de Cambiar los Elementos del Hogar?

En un estado financieramente adecuado, no deberíamos tener cosas que ya hayan cumplido su ciclo de vida o de uso óptimo. Pero lo cierto es que solemos estirar algún tiempo estos períodos, para que nuestras compras sean redituables, para propiciar el ahorro, y poder disfrutar de todo tipo de elementos todo el tiempo posible.

Pero, como todas las cosas, llega un momento en que el desgaste y el paso del tiempo hacen que ya no disfrutemos en verdad de los diversos elementos. Por eso te queremos contar una guía práctica para que sepas hasta cuándo puedes disfrutar de tus objetos hogareños, y cuándo ha llegado el momento de cambiarlos, en las dos habitaciones más usadas en nuestros hogares; cocina y dormitorio.

Cuándo cambiar los utensilios de cocina

La higiene en la cocina es fundamental. Y, en esto, el mal estado o el deterioro de diversos utensilios es el sitio ideal para el desarrollo de microorganismos, bacterias, hongos y mohos que podrían poner en peligro nuestra salud y bienestar.

Cuándo reemplazar la tabla de picar

Es uno de los elementos más notorios en esto. Ya sean de madera o de plástico, las tablas de picar han de ser limpiadas con bicarbonato de sodio y zumo de limón, frotando con un cepillo, para eliminar los restos orgánicos e impedir este desarrollo. También recuerda que debes tener una tabla para carnes crudas, otra para vegetales, y otra para fiambres, embutidos y preparaciones cocidas, como mínimo, para evitar así la contaminación cruzada.

Habrá llegado la hora de cambiar nuestra tabla de picar cuando esta ha perdido su forma original, se ha arqueado o luce surcos y grietas en su superficie. Aunque la tabla aún pueda ser usada, estas marcas son el sitio ideal para el alojamiento de estas amenazas.

La misma regla se aplica para los utensilios de cocina, de plástico, madera, teflón u otros. De igual modo, recuerda que siempre debemos cuidar de nuestra seguridad: cuchillos, pinchos y tenedores se deben descartar y reemplazar cuando tienen sus mangos flojos, o cuando se hayan astillado. Lo mismo corre para las ollas y sartenes cuyas agarraderas o mangos se hubieran desprendido.

Cuándo reemplazar elementos de limpieza

Al respecto de los elementos de limpieza, debes cambiarlos cuando los trapos, repasadores y esponjas hayan perdido su buen aspecto o cuando tengan olores (aunque no sean "malos olores").

Cuándo cambiar los objetos de la habitación

La cama es la protagonista innegable de las habitaciones, y en ella, el colchón y las almohadas son los elementos a los que debemos prestar más atención, pues su mal estado puede provocarnos dolor en las articulaciones, malas posturas y hasta jaquecas o males peores.

Cuándo cambiar el colchón

Es un elemento indispensable, y nada económico. Por ello, debemos asegurarnos de darle un buen cuidado y mantenimiento, para que dure por muchos años. Debemos sacudirlo una vez por mes y, al menos una vez por semana, debemos despojarlo de sábanas y cobertores para ventilarlo. Nunca se debe limpiar el colchón con agua, pues no logra deshacerse de la humedad fácilmente. Si se hubiera mojado, sácalo al patio por la mañana para dejarlo ventilar a lo largo de todo el día.

Debes rotar el colchón cada seis a ocho semanas, siguiendo un orden: rotándolo sobre su eje, y luego volteándolo para dejar hacia arriba la zona que estaba hacia abajo, y comenzando nuevamente el ciclo de rotación "en redondo" desde esta otra cara.

Habrá llegado el momento de cambiar el colchón cuando, al descubrirlo de sus sábanas, notamos zonas hundidas o bultos remarcados. Si el colchón ha perdido su firmeza y estabilidad, debemos reemplazarlo por uno nuevo. Finalmente, la prueba de oro es el despertar: si al abrir los ojos sentimos dolores y molestias en el cuerpo, es momento de cambiar el colchón.

Cuándo cambiar la almohada

También exhiben claras señales de cuando ha llegado el momento oportuno para cambiar las almohadas. Normalmente, se recomienda reemplazarlas una vez por año, aunque puede ser más seguido.

Para que las almohadas perduren por más tiempo, cada mañana sacúdelas, ventílalas, y acomódalas dando golpes por toda la superficie, en ambas caras. Si notas mancha, malos olores, o está apelmazada y demasiado plana, es mejor cambiar tu almohada antes de que el bienestar de tu cuello, tu nuca y todo tu cuerpo paguen el precio.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cuándo Reemplazar Objetos de la Cocina y de la Habitación, te sugerimos que visites nuestra sección Otros.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social