Cómo ajustar manteles a la mesa

Ajustar manteles a la mesa

Cuando montamos o preparamos la mesa en exteriores, en un quincho o en un sitio ventilado, solemos correr con el riesgo de que el viento, o hasta una leve brisa, eleve e infle el mantel y lleve todo el contenido de la mesa hacia el suelo. Para evitarlo, podemos recurrir a los prácticos sujetadores de manteles, que los fijarán en su sitio, manteniéndolos también tersos y bien prolijos.

Hay muchas formas de crear sujetadores de manteles con sólo algunos pocos materiales de muy bajo costo. De hecho, se trata de elementos que quizás ya tengas en casa.

ideas para crear sujetadores de manteles

La primera técnica para ajustar manteles a la mesa es utilizar elásticos. En manteles redondos, puedes coser elástico a todo el contorno de la tela. Así, al colocar el mantel en la mesa, el elástico lo ajustará por debajo, dejándolo en su sitio, aunque sin faldón o pieza que caiga por los bordes.

Otra forma de utilizar el elástico, es como pieza de ajuste que una los extremos de dos contornos del mantel, en el caso de una mesa rectangular o cuadrada. En este caso, uniremos por el interior los extremos de los laterales "norte" y "oeste", luego el de "norte" y "este", luego el de "sur y este" y finalmente el de "sur" y "oeste". Así, las cuatro esquinas quedarán bien firmes en su sitio. Unir los manteles por el interior, además, dará una terminación más prolija al mantel, ya que la esquina de la tela colgará por sobre la unión, haciéndola más presentable.

Para hacer esta unión, podemos simplemente utilizar alfileres de gancho de gran tamaño, que podemos adquirir en librerías y tiendas de mercería, entre otras. También podemos sujetar dos ganchos de cocodrilo a una pieza corta de elástico común, para ajustar el mantel según la mesa en la que lo coloquemos. También, claro, podemos hacer la técnica del elástico pero con alfileres de gancho más pequeños, en lugar de ganchos cocodrilo.

En una urgencia, podemos utilizar ganchos para la ropa tendida como sujetadores de manteles. Para ello, ponemos el mantel en su sitio y nos agachamos frente a una de las esquinas. Tomamos la esquina de la tela, elevándola, y unimos con la otra mano la tela que se une continuando a la esquina de la mesa. Es allí donde colocaremos el gancho para la ropa, fijando el mantel en su sitio y dejándolo luego oculto por la esquina del mantel, que caerá por encima.

En manteles que tengan un sitio (una mesa) de uso habitual, podemos coser dos piezas de velcro (abrojo), de modo que el mantel pueda ser liberado, lavado, y ajustado cuando lo dispongamos sobre la mesa, o bien que se lo pueda dejar suelto en días sin viento.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo ajustar manteles a la mesa, te sugerimos que visites nuestra sección Eventos y regalos.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 20% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social