Cómo tratar al perro cuando llega un bebé

La llegada de un bebé no sólo puede provocar celos de un hermanito, sino también de la mascota. ¿Qué podemos hacer para que la convivencia entre el perro y el bebé sea excelente desde el primer día?

Cómo tratar al perro cuando llega un bebé

La convivencia entre perros y bebés

En los hogares en los que el perro o gato es mucho más que una mascota, la llegada de un bebé puede ser algo complicado para el animal, y para toda la familia. Pero podemos ponernos en acción para que este cambio y la recepción del nuevo bebé sea un evento ameno, seguro y confortable para todos.

"El perro siente curiosidad por el bebé. Es natural que quiera acercarse, olfatearlo y reconocerlo, con la mejor de las intenciones."

No restarle atención al perro cuando llega el bebé

Como sucede a menudo con los hijos mayores, la llegada de un recién nacido supone celos debido a la menor atención que se recibe. Con los perros sucede algo similar. Ellos notan que, de pronto, hay menos tiempo, menos atención, y esto puede provocar inseguridades y algunos malos temperamentos.

El primer consejo para la armonía familiar es no restar atención al perro. En lo posible, sigue cumpliendo con sus rutinas y horarios de paseos, baños, alimentación y demás.

Regañar al perro sólo cuando sea necesario

El perro siente curiosidad por las nuevas personas en el hogar. Es natural que quiera acercarse al bebé, olfatearlo, reconocerlo, con la mejor de las intenciones. Por otro lado, solemos temer que las bacterias, los pelos, los rasguños del animal se hagan presentes en la cuna de nuestro bebé. Pero no debes regañar al perro ni bien se acerca a la habitación, pues en verdad no está haciendo nada malo.

Procura retarlo sólo cuando sea necesario, y permite que el perro conozca a tu bebé a tus propios términos. Sostenlo del collar para que lo huela, de modo de poder separarlo si fuera necesario. Permite que el perro entre a la habitación contigo, pues si demarcas esta zona como prohibida será natural para él querer entrar a ver qué es lo que sucede allí dentro.

Perros y bebés, la mejor compañía

Conforme vaya creciendo, acostumbra al bebé a compartir con el perro, y viceversa. La compañía de las mascotas es una amistad fiel y leal que beneficiará mucho a tu hijo, y les permitirá a ambos aprender a comportarse frente a otros canes y otros bebés respectivamente.

"Haz cariños con una mano al perro, y con la otra al bebé. Así, la mascota asimilará que la atención dada al pequeño no restan mimos hacia él."

Procura hacerles pasar algo de tiempo juntos. Haz cariños con una mano al perro, y con la otra al bebé. Así, la mascota asimilará que la atención dada al pequeño no restan mimos hacia él, haciendo que la aceptación del nuevo miembro de la familia sea un momento agradable y no un enfrentamiento de celos y competencia.

Seguir