Los Distintos Tipos de Cebollas y Cuál usar en cada Receta

Escrito por: Eugenia

Cebolla morada, verde, blanca... no son todas iguales. Conoce las distintas variedades de cebollas y algunos secretos para saber cuál usar en cada receta. ¡Aprovecha todos sus beneficios y sabor!

Tipos de Cebolla: Cuál debo usar?

Para que todas tus comidas sean sabrosas, pero también ideales en su textura y composición, hoy te enseñamos una guía fácil para conocer los distintos tipos de cebollas y cuál usar en cada preparación. Así podrás aprovechar al máximo todos los beneficios que tienen para darle a tu salud, pero también a tu disfrute, logrando textura y sabor simplemente tomando la decisión correcta.

3 clases de cebollas distintas - Cebolla blanca, amarilla y morada

¿Cebolla blanca, amarilla o morada?. Aprende a elegirla según el sabor y textura que aportan a tus comidas.

Beneficios de la cebolla

Pese a tener mala “imagen” en cuanto a su aroma fuerte, la cebolla es uno de los más geniales ingredientes para nuestra cocina. Además de dar un sabor muy particular a todo tipo de preparación, son altamente nutritivas, aportando vitaminas C, E y del grupo B, antioxidantes, minerales, oligoelementos, aminoácidos esenciales y fibras.

Las cebollas tienen una suave acción diurética, alivian los síntomas y aceleran la curación de hiperuricemia, cálculos renales, gota e hipertensión, son muy bajas en azúcares, y tienen geniales propiedades bactericidas y fungicidas. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos, y colaboran con la salud del corazón y de todo el sistema cardiovascular. Además, es un conocido desintoxicante de nuestro organismo, por dentro y por fuera.

Su composición de cerca de un 90% de agua hace que sean de enorme utilidad en la digestión y la hidratación de nuestro cuerpo. Pero los métodos de cocción a menudo las deshidratan, por eso es mejor consumirlas en crudo en tus ensaladas, o levemente blanqueadas en agua caliente (desflemadas) para que pierdan algo de su picor, si así prefieres.

"Los métodos de cocción a menudo las deshidratan, por eso es mejor consumir las cebollas en crudo en ensaladas, o levemente blanqueadas en agua caliente."

Te puede interesar: Cómo elegir y conservar las cebollas

Tipos de cebollas

Ahora que ya conoces todo lo que ganas al sumarlas en tus comidas, te damos esta guía para que descubras cuántos tipos de cebollas existen y cuál usar en cada receta:

Cebolla amarilla - café

Esta es la más consumida, y podrás encontrarla en una variedad de tamaños. Su interior es blanco y jugoso, y tiene una delgada piel de color café por fuera (de allí la distinción de sus nombres). Van bien casi con cualquier preparación y puedes comerlas crudas o cocidas, aunque debes cortarla finamente, pues es una de las de mayor picor y aroma.

La cebolla amarilla es fácil de caramelizar, blanquear, sofreír y hervir, y se cocinan y asan muy bien, incluso en tiempos prolongados, sin ningún tratamiento previo. Ten en cuenta que cuanto más las cocines, más dulce se tornará su sabor.

Cebolla blanca

Su interior es de color blanco, y también lo es la delgada piel que las cubre por fuera. Son picantes y de sabor pronunciado, y su textura es apenas más rasposa que las amarillas.

Por su mayor contenido de agua, las cebollas blancas son más crocantes y se deshidratan más lentamente en la cocción. Su centro verde puede retirarse si eres propenso a no digerirlas bien. Esta variedad es elegida para platillos de estilo mexicano, chutneys, salsas, y preparaciones en crudo a las que quieras dar una textura y un picor especiales, como guacamoles, ensaladas y salsas frías.

Cebolla dulce

De tamaño mediano a pequeño, su interior es blanco y su exterior está cubierto por una delgada capa de color café claro, arena o beige. Aunque las hay de distintas clases, las más comunes en nuestras cocinas son las Vidalia. Tienen un sabor más suave, menos picante que otras variedades, lo que las hace geniales para agregar en crudo a ensaladas, salsas, guacamole y sándwiches.

Se puede caramelizar bien, adquiriendo una textura cremosa, por lo que es ideal para hacer sopas y cremas, o para rellenar carnes. Prepararlas fritas y empanizadas, como en los aros de cebolla, dará un adorable contraste entre el crocante exterior y la suavidad interior.

Cebolla morada o roja

Esta variedad de cebolla es de color muy característico: cada hoja presenta un interior blanco y un exterior morado o rojo, y una piel roja que las cubre por fuera. Menos picantes, más dulces y suaves en su sabor, son ideales para ensaladas de hojas, salsas, hamburguesas, sándwiches y platos fríos.

Ten en cuenta que la cebolla morada pierde mucho sabor en la cocción, pero es muy decorativa.

Cebollas verdes (de verdeo, cebolletas)

Presentan un exquisito y particular sabor pronunciado y picante, aunque no invasivo. Esta es la clase de cebolla más usada en las gastronomías tradicionales de Asia y de América Latina. Puede consumirse cruda en muchas preparaciones, y si vas a cocinarla, asegúrate de sólo usar la parte blanca, agregando la zona verde justo antes de servir.

Esta cebolla colorida puede hacer una genial decoración de todo tipo de preparaciones, ideal para estofados, chiles, carnes horneadas, sofritos, woks, y muchos más.

"Todas las variedades de cebollas son altamente nutritivas, y aportan vitaminas, minerales y oligoelementos beneficiosos para el organismo."

Las variedades de cebolla y sus colores. Cada una aporta un sabor diferente en la cocina

Aprende a reconocer las distintas clases de cebollas y saber cuál es mejor en tus preparaciones.

© Depositphotos.com/stockasso

Chalotes

Los chalotes son poco usados, pero ciertamente elevan cualquier preparación. Su sabor es suave y algo dulce, y su textura es crocante y fresca. Puedes consumirlos crudos, finamente picados, o también cocinarlos de manera similar a la cebolla amarilla.

Ahora que ya conoces las distintas variedades de cebollas y cuál usar en tu receta, tus platillos tendrán un sabor más pronunciado. ¡Aprovéchalas!