Cómo Tener más Tiempo

¿Sientes que tus días tienen cada vez menos horas? Aprende consejos simples para cumplir tus metas diarias, y evitar las prisas y los errores que acarrean.

Consejos para tener más tiempo. Tips para tener más tiempo día a día.

© Depositphotos.com/Kuzmafoto

Organízate, planifica lo que puedas, prepara de antemano, y enfoca tus esfuerzos en una tarea a la vez.

Tips para Tener Más Tiempo Libre

¿Buscas tener más tiempo para cumplir con tus pendientes, disfrutar de un buen libro o simplemente para evitar el estrés de las fechas límite? ¡Estás en el lugar correcto!. Sigue leyendo para conocer algunos consejos simples, directos y eficientes que te permitan alargar el tiempo cada día, ¡sin dejar de cumplir con tus actividades!

Analizando tu día a día

El primer paso es analizar tu cronograma y tu agenda diaria. A menudo ni siquiera notamos cuánto tiempo perdemos haciendo las cosas más cotidianas. Por eso, dedica tres o más días para, papel y lápiz en mano, apuntar cuánto te demoras en las acciones más simples, ayudándote con el cronómetro de tu móvil o con un reloj de pulsera. Sé tan específico como puedas, este primer paso puede ser lo que marque toda la diferencia en los cambios que debes aplicar.

Una vez que tengas tus notas, sólo léelas y mira cuánto demoras en hacer las cosas de cada día. Después, establece los cambios que sean más propicios para ahorrar tiempo en estos hábitos, aplicando los consejos de organización más básicos. Por ejemplo:

Cómo armar la agenda para tener más tiempo. Consejos para organizarte y tener más tiempo libre

A veces hacer tareas simultáneas es útil, pero muchas otras es perjudicial para tu concentración.

© Depositphotos.com/alphaspirit

Si por la mañana notas que pasas más de 3 minutos en vestirte, corrígelo preparando la ropa que lucirás la noche anterior, justo antes de ir a dormir. Así, al despertar y luego de tu ritual de higiene, podrás sin más tomar la ropa y el calzado preparados y salir de casa en tiempo récord.

Si pasas más de 10 minutos preparando el desayuno y luego no tienes tiempo de disfrutarlo, planifica lo que beberás y comerás la noche anterior, deja sobre la mesa lo que puedas y en la cocina los implementos que necesitarás. Así, la mañana siguiente no tendrás que abrir la nevera para pensar qué comer, ni perderás tiempo para buscar los cubiertos, ingredientes, preparar las tazas y platos, etc.

Si tienes 30 minutos libres para tu almuerzo y pasas más de 5 eligiendo el menú, dedica un par de horas en el fin de semana para leer los menús de los sitios que frecuentas, y toma nota (escrita, mental o en el móvil) de cuáles son las opciones más sabrosas en cada establecimiento. Así, bastará repasar estas notas para no perder más de unos segundos en hacer tu pedido, y tener más tiempo para disfrutar de tu almuerzo.

Si debes destinar más de 30 minutos a planificar, comprar y comenzar a preparar la cena cada noche, dedica una hora el domingo para hacer una lista de las próximas siete cenas. Así podrás crear un menú sabroso, variado, anticiparte a las compras por hacer, y no tendrás que pensarlo cada día, sino simplemente leer tu lista y saber qué debes comprar de regreso al trabajo.

Cómo organizar tu tiempo

Como los de arriba, hay muchos pequeños cambios que puedes hacer para que tus rutinas diarias sean más eficientes en el consumo de tiempo. Pero otras acciones no son tan rutinarias ni tampoco son hábitos diarios, por ejemplo en las actividades que tienes por hacer en el día de trabajo. En estos casos en los que no puedes planificar y anticipar, bastará con hacer cada acción con tu propia metodología.

Por ejemplo, dedica los primeros 10 minutos de tu día de trabajo a planificar la agenda. Analiza qué tareas tienes por hacer, y en qué prioridad y orden necesitas hacerlas. Divide luego tu día para tener tiempo para cada una, estableciendo los minutos y las horas que destinarás a cada una. Recuerda incluir cinco minutos de relajación por hora, al menos, para ir al sanitario, beber agua y relajar tu mente, mejorando así tu concentración y productividad posteriores.

Ya que tengas tu agenda diaria lista, dedícate a cumplir cada objetivo. A veces el multitasking, el hacer muchas tareas simultáneamente, sólo te lleva a distracciones y a pérdidas de tiempo. Es mejor dedicar toda tu atención a la tarea en manos, evitando ver el email, el móvil, hablar con los colegas, etc. Sólo destina tu enfoque y productividad a lo que sea que estés haciendo, y verás cuánto tiempo ahorras al cumplir con tu meta.

Si evitas las distracciones y vences la tentación de revisar las redes sociales, las charlas de pasillo y los estímulos que la vida te da constantemente, verás que cumples con tus pendientes y podrás tener tiempo libre cada día.

Escrito por: Eugenia