Cómo tener más poder mental

Algunas actividades y ejercicios para desarrollar el potencial de nuestro cerebro.

Cómo tener más poder mental

Actividades para desarrollar la mente

Para todas aquellas personas que quisieran mejorar las funciones mentales, como por ejemplo mejorar la memoria, la capacidad de comprensión y análisis, y aumentar la rapidez de pensamiento, además de los ejercicios clásicos de resolver acertijos y crucigramas también pueden entrenar al cuerpo a hacer ciertas tareas que no están acostumbrados a hacer regularmente. Por ejemplo, practicar ser ambidiestro y peinarse el cabello, o cepillarse los dientes con la mano contraria.

Al forzarnos a hacer actividades no habituales, el cerebro se vuelve flexible y más potente. También cuando se le presentan situaciones paradójicas y efectos como las ilusiones ópticas, las cuales hacen que la mente se acomode a diferentes ideas simultáneamente.

Otro ejercicio útil para la mente es hacer mapas mentales, encontrar relación entre temas completamente diferentes, o encontrarle nuevos usos a objetos comunes.

Más tareas para mejorar la capacidad mental

  • Los sentidos son los puertos por donde entran los estímulos de nuestro alrededor, por lo que podemos, por ejemplo, taparnos los ojos y tratar de hacer alguna tarea simple; desarrollar otros sentidos que normalmente se tienen abandonados. Por ejemplo, tratar de distinguir entre varios sabores, escuchar todos los sonidos alrededor, o sentir el viento, el calor del sol, etc.
  • La mente tiende a asentarse en creencias fijas y se vuelve inflexible; la mente se vuelve más poderosa cuando rompemos los esquemas y nos cuestionamos nuestras creencias.
  • La creatividad es una herramienta increíble para aumentar la capacidad mental; encontrar nuevas soluciones a problemas e ir mas allá de la primera opción que se presenta.
  • Otras formas de aumentar la capacidad mental son: pensar positivamente, aprender la lógica y el sistema científico para pensar críticamente, dibujar, tomar mucha agua, respirar profundo, reírse mucho, tomar siestas, jugar video juegos educativos, aprender un idioma nuevo, tratar de escribir de derecha a izquierda y divertirse mucho.

"Al forzarnos a hacer actividades no habituales, el cerebro se vuelve flexible y más potente."