Remedios Caseros para los Talones Resecos y Cuarteados

¿Tienes los talones resecos y cuarteados?. En esta nota te damos un tratamiento muy eficaz para curarlos usando remedios caseros. Es fácil y muy económico.

Remedios Caseros para los Talones Resecos

Cómo Curar Talones Resecos y Agrietados

El calzado inadecuado, caminar descalzos, tener la piel seca… hay muchas causas que provocan esta condición, pero por suerte hay muchos remedios caseros para talones resecos, de modo de recuperar no sólo la belleza de tus pies, sino principalmente su bienestar.

Talon de mujer con piel reseca y agrietada
Los talones necesitan atención diaria. Hidrata, nutre y quita la piel seca y muerta, para renovarlos de manera natural.

© Depositphotos.com/fotoevent.stock

Queremos recordarte que si tienes diabetes o enfermedades de la piel, o si las grietas de tus talones supuran fluidos, sangran o son muy dolorosas, debes consultar con tu médico para conocer qué tratamiento seguir. Hasta tanto no lo hayas hecho, por favor, evita usar soluciones caseras pues, aunque son gentiles y naturales, podrían interactuar de mala manera con tu condición.

Lo primero que debes tener en cuenta es que estos remedios para talones cuarteados y resecos deben aplicarse todos los días. El raspado para quitar la piel muerta es eficiente sólo si lo haces con regularidad, pues en sólo un día no lograrás restaurar el daño.

Aprovecha la hora del baño o apenas salgas de la ducha. Al aplicar cremas y lociones, recuerda también humectar e hidratar tus pies, y procura usar calzado adecuado para las actividades que estés realizando. Así, no sólo potenciarás los resultados en los tratamientos, sino que también evitarás el daño.

Talones agrietados y resecos: Tratamiento

Haz este tratamiento al menos 3 veces por semana hasta tanto notes un bienestar, complementando con los remedios caseros que te ofrecemos más abajo. Recuerda cuidar tus pies cada día para mantener los resultados:

Cambio del calzado: Si sueles caminar descalzo, ponte al menos chancletas, pantuflas u otro calzado que proteja tus pies. Si usas algo que no permita la ventilación y provoque roces, considera renovarlo.

Piedra pómez: Todos sabemos que este material es bueno para los talones resecos. Usa una piedra natural o sintética, a tu gusto, pero sobre la piel mojada, dentro de la ducha o al salir de ella. También entran en esta categoría los embellecedores metálicos y otros similares. Recuerda usar un poco cada día.

Exfoliación natural: Al igual que el raspado con la piedra pómez, el exfoliado natural es fundamental para quitar la piel reseca y muerta. Mezcla una cucharada de azúcar común con unas gotas de jugo de limón y/o aceite de oliva, y frótalos en movimientos circulares durante 5-10 minutos, dos a tres veces por semana o más. Enjuaga con agua cálida. No lo hagas sobre piel lesionada o con sangrado.

4 remedios caseros para talones resecos

1. Con frutas: Muchas frutas pueden ayudar a hidratar y curar los talones cuarteados. El aguacate, la papaya y la banana son dos de ellas: úsalas juntas o separadas, pisadas en un puré que apliques sobre la piel limpia y seca. Deja actuar 30-45 minutos y enjuaga. Repite dos a tres veces por semana.

2. Hidratación intensiva: Una a tres veces por semana, haz una hidratación intensiva de tus pies, ya sea con una solución de parafina o con aceite de oliva, aceite de coco o mantequilla de cacao. Aplícalo sobre la zona limpia y seca, deja actuar 10-20 minutos, masajea suavemente y enjuaga con agua templada.

Las cremas caseras para curar talones y pies resecos son muy eficaces

Recuerda aplicar una crema casera para talones resecos. Mejorarás tu bienestar de manera económica y eficaz.

© Depositphotos.com/suravid

3. Remedio casero con miel de abejas: La miel natural es un sensacional hidratante nutritivo que te ayudará a suavizar los talones agrietados. Aplica un poco sobre la piel limpia y seca, y cubre con papel film. Deja actuar 20-30 minutos y enjuaga con agua cálida. Repite dos a tres veces por semana, y complementa con un raspado usando la piedra pómez.

4. Rosas y glicerina: Pon un puñado de pétalos de rosa en una taza de agua hirviendo, deja reposar hasta que enfríe, filtra, y agrega dos a tres cucharadas de glicerina líquida al agua. Integra y conserva en un frasco de vidrio en el refrigerador. Usa este compuesto para masajear tus talones cada noche. Puedes enjuagar o no, usando calcetines para potenciar sus efectos.

"El raspado para quitar la piel muerta y curar los talones resecos es eficiente sólo si lo haces con regularidad, pues en sólo un día no lograrás restaurar el daño."

'

"Aplica estos remedios caseros para talones agrietados al menos 3 veces por semana, hasta tanto notes un bienestar."

Un poco de dedicación cada día te ayudará a curar los talones resecos y agrietados, y también cuidará tus pies para prevenir que vuelvan a dañarse, luciendo siempre sensacionales. Ayúdate mejorando su condicion con esta rutina casera para suavizarlos.