Cómo ser un Buen Empleado

Así como te gustaría tener un buen jefe, ellos esperan que tú seas bueno como empleado. Descubre algunas características que debes cumplir.

Mujer en la oficina

Ser organizado y llevar el orden de las cosas es fundamental para ser un empleado modelo.

¿Cómo Debe ser un Empleado?: 7 Características

1. Responsabilidad: Un buen empleado debe contar con una cuota de responsabilidad para poder crear un ambiente agradable en el trabajo, ser eficiente y poder conseguir buenos resultados en equipo.

2. Compromiso: El compromiso es realmente muy importante, es decir, dar siempre lo mejor de uno mismo y asumir las tareas que se asignan, pero también en relación a las consecuencias que se pueden ocasionar según los actos en el ámbito laboral.

3. Ser organizado: Esto es para poder llevar el orden de las cosas y tener siempre a punto todas las actividades. Entregar en tiempo y forma los proyectos, cumplir efectivamente con las asignaciones, tener todo preparado antes de una reunión, no esperar a que haya un “llamado de atención” para trabajar en algo puntual, etc.

La puntualidad es cualidad de un buen empleado

La impuntualidad es algo que los jefes y los altos cargos no pueden concebir, y además, no ayuda en la eficacia de un empleado.

4. Puntualidad: Es algo más que importante. Una vez cada tanto podemos llegar tarde al trabajo por un embotellamiento o nos quedamos dormidos, pero que esto no sea una regla, debe ser la excepción. Lo mismo sucede en cumplir con el horario del almuerzo, no extenderlo más. Las pausas durante la jornada deben ser medidas. La impuntualidad es algo que los jefes y los altos cargos no pueden concebir, y además, no ayuda en la eficacia de un empleado.

5. Ofrecer un feedback: Tener la capacidad de escuchar y de ofrecer respuestas certeras en el momento adecuado es algo fundamental para ser un buen empleado. Esto no quiere decir sólo oír lo que dicen tus compañeros o jefe y decir a todo que sí, sino ser capaz de dar tus propias opiniones o ideas, creando una dinámica más participativa del trabajo. Y además, las personas con buenas ideas son los que más prosperan en el mundo profesional.

6. Autocontrol: Un buen empleado debe tener profesionalismo y autocontrol, capaz de poder separar lo que ocurre en su casa con lo que pasa en la oficina. La inteligencia emocional debe ser tal que se puedan manejar los conflictos donde y cuando corresponde.

7. Honestidad y cordialidad: Estas características no sólo te permiten ser un empleado destacado, sino también una buena persona. Respetar a todos en el trabajo habla muy bien de alguien, más allá de que no se puede ser amigo de cada uno, pero si saludar amablemente al ingresar o despedirse al salir, por ejemplo. La transparencia y la sinceridad también son esenciales.

Ser un empleado modelo no significa solo “agradar al jefe”, o hacerle más fácil el trabajo al gerente, sino tener una posición que también te beneficie a ti en cierto punto. En el mundo laboral se aprecia a la gente que se desenvuelve bien en cierta actividad o puesto, que tiene capacidad para resolver los problemas, y rapidez y eficacia para poder desempeñar sus funciones.

Escrito por: Yamila Papa Pintor