Evitar el Nerviosismo en una Presentación

Si puedes sentirte seguro en una exposición tienes una gran parte del objetivo ganado. En una junta, reunión o evento tienes la posibilidad de darte a conocer, mostrar tus habilidades y sobre todo, las ventajas de tu negocio o producto. Es muy importante entonces que des una buena primera impresión (que como dice el refrán popular, es la única que cuenta). Lograrás que muchas puertas se abran y tu futuro esté asegurado en gran medida.

Te puede interesar: Cómo cuidar el Aspecto Físico antes de dar una Charla

No importa si tienes que exponer una idea, vender un producto o dar a conocer un proyecto. Tener seguridad es clave sea cual sea el asunto que vas a desarrollar. Hablar sobre un tema puede ser algo complicado para algunas personas, sobre todo si consideras que no dominas la temática o tienes miedo de olvidarte de alguna cosa importante por culpa de los nervios. También puedes sentirte inhibido por quienes serán tus interlocutores, o no tener bien en claro cómo deberías actuar en caso de que lo que estés diciendo sea de poco interés para los presentes.

Como primera medida, debes confiar en ti mismo, de esta manera aumentarás tus habilidades de liderazgo y cautivarás a todas las personas que te rodean. ¡Y sobre todo, podrás alcanzar tus metas y todo lo que te propongas!. Por el contrario, si te falta autoestima es probable que termines dándole la razón a las ideas negativas que rondan por tu cabeza.

"Como primera medida, para sentirse seguro debes confiar en ti mismo, de esta manera aumentarás tus habilidades de liderazgo y cautivarás a todas las personas que te rodean."

Tips para mostrar seguridad en una exposición

Obtener la confianza necesaria para luego dirigirte a los demás (puede ser una sola persona o un auditorio lleno de gente) es un proceso que requiere esfuerzo y preparación. Presta atención a los siguientes tips para sentirse seguro en una exposición y ser más profesional:

Prepárate: Si tienes que practicar 100 veces hasta que te sepas de memoria lo que debes decir, hazlo. Si quieres ponerte frente al espejo y repetir las mismas frases, también. Puedes grabarte o filmarte, anotar cosas en una libreta... cada uno tiene una técnica específica para dominar un tema.

Duerme bien: Es muy importante que la noche anterior descanses lo suficiente; no sólo te verás mucho mejor si has dormido (ofreciendo una imagen cuidada y relajada), sino que eliminarás el estrés característico de este evento. Si todos los días duermes 6 horas, esta vez duerme 8.

Sé puntual: No existe nada peor que comenzar con retraso una junta. Muchos pueden pensar que esto no tiene nada que ver con mostrar seguridad en una presentación, sin embargo, está íntimamente relacionado. Si no te sientes del todo confiado en tus capacidades, y además llegas tarde, ya estarás comenzando “con el pie izquierdo”. Imagina que abres la puerta de una oficina tras haber atravesado varios obstáculos (tránsito, filas, trámites)... empezarás tu presentación nervioso y ansioso. Si el evento es a las 3 de la tarde, por ejemplo, prepárate como si tuvieras que llegar a las 14:30. Esa media hora puede salvarte. Como mucho, tendrás que esperar afuera unos minutos.

Evitar sentirse nervioso en una exposición. Consejos para sentirse seguro durante una presentación

Aunque estés frente a un auditorio repleto o haya unos pocos escuchándote, siempre muestra seguridad y confianza en ti mismo.

© Depositphotos.com/tiplyashin

Ten el material preparado: Debes contar con todos los elementos necesarios, conectados y sobre todo, probados. Lleva siempre el material listo, y en lo posible en tus propios dispositivos (y una copia no viene nada mal). Manipula bien el portátil, la tablet o lo que uses. También es preciso que conozcas bien las diapositivas que mostrarás. Evita todo tipo de problemas técnicos que puedan retrasar tu presentación.

Respira: Antes de subir al escenario o al extremo de la mesa desde donde darás tu discurso, sería bueno que te estires un poco y respires hondo. Así tus pensamientos e ideas estarán “ordenadas” y te sentirás más relajado, con energía y sobre todo, seguro de ti mismo. La respiración profunda te ayuda a reducir el estrés y los nervios. ¡Ya estás preparado para enfrentar tu reto!

Viste bien: Una de las maneras de sentirse seguro en una exposición está relacionado a cómo te ves ante los demás, pero también ante ti mismo. La ropa adecuada te permitirá sentirte con mayor autoestima; elige colores sobrios y cortes profesionales, nada de accesorios llamativos o ruidosos que puedan desviar la atención de las personas (que deberían escucharte). En el caso de las mujeres, nada de prendas muy provocativas ni de maquillarse demasiado.

Cuida el lenguaje corporal: Además de vestirte acorde a la situación, presta atención a cómo te mueves o los gestos que haces. Los ademanes o movimientos pueden demostrar que estás muy nervioso o que no tienes idea de lo que dices. Los signos de nerviosismo por excelencia son cruzar los brazos, poner las manos en el bolsillo o evitar el contacto visual.

"Los signos de nerviosismo por excelencia son cruzar los brazos, poner las manos en el bolsillo o eludir el contacto visual. Evita estos gestos para mostrar seguridad en una exposición."

Deja los papeles de lado: Tienes la posibilidad de bajar la vista para ver palabras sueltas que te sirvan para continuar, pero por nada del mundo te pongas a leer en medio del discurso. Si te pierdes siempre tendrás ese “ayuda memoria”, pero tampoco te confíes tanto de él.

Con estos consejos podrás mostrar seguridad en una presentación y conseguir lo que te propones con tu charla, discurso o explicación.