Cómo hacer Sal de Vino

Prepara en casa tu propia sal de vino. Conoce la receta y algunas recomendaciones para elegir el tipo de sal y de vino.

Preparación de la Sal de Vino

Para preparar sal de vino, sigue estos pasos:

1. Coloca la cantidad de sal que quieras preparar en un bol plástico o de vidrio, y lentamente incorpora vino tinto. Agrega poca cantidad; la idea es humectar los granos verificando que cada uno tome el color de la bebida.

Sal de vino roja para saborizar comidas

© Depositphotos.com/joannawnuk

Repite el procedimiento las veces que quieras, para darle a los granos un intenso color rojo que complementará todas tus comidas.

2. Revuelve para que los granos se vayan tiñendo sin disolverse.

3. Esparce la sal coloreada sobre una fuente creando una capa pareja y más bien fina.

4. Sin cubrir, llevala a algún sitio cálido (puede ser a la luz del sol, pero en el interior de casa), para que el vino se evapore. Si el clima fuera muy húmedo, pon la bandeja en el horno a temperatura baja y con la puerta abierta, para secar suavemente. Ve removiendo cada 5 minutos. Este proceso volverá a secar los granos de sal, y eliminará el contenido de alcohol.

Cuenco con granos de sal de vino

Prepara sal con vino tinto y blanco, y combínalas para mezclar sus colores y sabores.

© Depositphotos.com/Quanthem

5. Cuando este completamente seca, complementa el sabor con lo que quieras (tomillo seco molido, pimienta negra o roja. Mira más ideas en esta nota). Si quieres darle un color aún más profundo, repite el procedimiento.

6. Conserva esta sal de vino perfectamente seca dentro de un contenedor de vidrio con cierre hermético y al abrigo del sol directo.

Cómo elegir la sal y el vino

Te recomendamos usar la que más beneficios le convide a tu salud. La sal marina es una genial opción, al igual que la sal de roca o la sal negra, o bien una combinación entre ellas.

Procura que sea tan natural como la encuentres, baja en contenido de sodio, y libre de químicos para su refinamiento. De cualquier modo, si sólo tienes sal común de mesa también podrías usarla. En todos los casos, usa la de grano entre-fino (parrillero) o grueso.

En cuanto al vino, elige el tinto. Puedes ajustar el sabor eligiendo varietales puros, también blends o hasta vinos rosados. El blanco también puede usarse, aunque ten en cuenta que no alterará demasiado el color de la sal.

"Siempre usa un vino de alta calidad y gran sabor, tanto en la preparación de esta sal de vino como en cualquier otra receta."

Siempre usa un vino de alta calidad y gran sabor, tanto en la preparación de esta sal de vino como en cualquier otra receta que pida esta bebida. Usar las de menor calidad “porque vas a cocinarlas” es un grave error, tal como te contamos en nuestra nota "Cómo cocinar con vinos".

"Procura usar sal tan natural como la encuentres, baja en contenido de sodio. En todos los casos, usa la de grano entre-fino (parrillero) o grueso."