Cómo saber si un mueble tiene buena estructura

Si estas por comprar un mueble querrás saber si tiene buena estructura o si ha sufrido modificaciones. En esta nota te enseñaremos a afinar el ojo para determinar si ha sido previamente restaurado.

100% de votos positivos

Cómo saber si un mueble tiene buena estructura

© Depositphotos.com/speedfighter17

Identificar la estructura de un mueble

Cuando nos damos a la tarea de reorganizar el hogar, aparece la necesidad de adquirir muebles nuevos, que revitalicen los ambientes y que aporten más al reflejo de nuestra propia identidad allí dentro. Sin embargo, a veces nos dejamos llevar por un buen aspecto, y luego nos damos cuenta que se trata de un mueble cuya estructura no es sólida, o no se trata de una pieza de mobiliario perdurable. Por eso, aprendamos algunos trucos para reconocer los muebles más sólidos y de estructuras más firmes, para tener en cuenta a la hora de ir a comprarlos.

Consejos para identificar una buena estructura en un mueble

Decoración. Entrenemos el ojo para reconocer un mueble de buena estructura, especialmente cuando se trata de un mueble restaurado o antiguo. Debemos saber, por ejemplo, que muchas veces los defectos suelen ser disimulados con enchapados, masillas, y hasta con detallados trabajos de pintura y terminación. Si bien no podemos desarmar el mueble para evaluarlo, podemos investigar, por ejemplo, si la decoración es uniforme o si observamos alguna variación en los acabados, ya que esas diferencias podrían señalar posibles daños reparados.

Cajoneras. Si el mueble incluye cajoneras o bandejas deslizables, debemos comprobar el estado y funcionamiento de las mismas abriendo y cerrando repetidamente, para comprobar su buen uso. Si en cambio, posee puertas con bisagras y sistemas de cierre, debemos constatar que se mantengan firmes en su lugar, que cierren bien y que abran sin rechines ni obstáculos.

Herrajes. Los herrajes y tiradores son otro tema a evaluar. Con relativa sencillez podremos evaluar si se trata de las piezas originales o si han sido modificadas. También, claro, podremos evaluar si podremos cambiarlos por otros más adecuados a nuestra decoración y gusto. Si el mueble tiene patas de apoyo, corrobora que no tengan juego ni se muevan. Evalúa también la posibilidad de fortificarlas con estructuras metálicas si fuese necesario.

Material. Otros puntos a evaluar son los materiales utilizados, en particular en el interior. Si observamos diferentes tipos de madera, significará que una pieza al menos ha sido modificada. Esto puede deberse a algún problema o peste, por lo que debemos hacer las preguntas pertinentes. Tantea también el peso del objeto, ya que un mueble sólido que ostente poco peso puede significar grandes obstáculos.

Escrito por: Eugenia