Saber Decir que No

¿Sientes que los demás a tu alrededor se abusan de tu generosidad? En este artículo analizaremos estos casos y la importancia de negarte a un pedido.

Claves para aprender a decir que no. Las ventajas de decir que no. Cómo decir que no. Saber decir que no a un pedido

© Depositphotos.com/atholpady

Saber decir que no será muy provechoso para tu avance personal. ¡Pero debes hacerlo con respeto hacia los demás!

La Importancia de Decir NO

Aprender a decir que no puede hacer una gran diferencia en la manera en la que experimentas tu vida. Esto es, claro, si eres una de las millones de personas del mundo entero que suele dar el sí con más facilidad de lo habitual, condición que atrae en tiempo récord a los aprovechados que se abusan de la generosidad, y que piden sin límites que distingan la necesidad de la comodidad, o lo apropiado del capricho.

¿Por qué y cuándo negarte a un pedido?

Saber negarte a un pedido es una herramienta que debes aplicar siempre que notes que la realización de esa acción es en el beneficio egoísta de otra persona, cuyas capacidades y posibilidades le permitirían realizarla. Por ejemplo: tu hermano te pide que busques su coche del taller mecánico, porque tiene ganas de quedarse en su casa, leyendo un libro: él podría ir a buscar su propio coche, pero por comodidad te lo pide a ti.

Ahora bien: estos pedidos pueden ser cosa de una que otra vez, o algo constante. En el ejemplo, puede que tu hermano rara vez te haga pedidos, puede que ese día esté en verdad cansado, puede que sienta un malestar y prefiera quedarse en casa, y está bien hacerle ese favor. Pero si tu hermano te pide regularmente que hagas cosas en pro de su propio bienestar, entonces lo mejor sería negarte, y explicarle que hacerlo va en contra de tu propia consecución de tareas, o de tu propia comodidad. Es el abuso la primera señal para aprender a negarte, y no tiene nada que ver con tu propia generosidad, ¡pues en ella se basan quienes se aprovechan!

Beneficios de decir que no. Claves para aprender a decir que no.

Negarte a un pedido no se relaciona con tu generosidad, y te permitirá evitar a los abusivos.

© Depositphotos.com/furtaev

No está de más repetirlo: saber decir que no debe aplicarse para prevenir un abuso, o en las situaciones en las que en verdad hacer ese favor va en contra de tus tareas pendientes, de tu trabajo, de tu seguridad y bienestar, y no simplemente para no expresar generosidad con los demás.

Aunque parezca poco importante, es fundamental reconocer la diferencia: mientras que en el párrafo anterior definimos a quienes se aprovechan de tu generosidad, también habrá situaciones en las que las personas bondadosas que en verdad necesiten que hagas algo por ellos te lo pidan, y es allí cuando debes analizar si puedes hacer esa acción sin mayores consecuencias, o si te llevará a no cumplir con tu trabajo, no tener tiempo para ir a esa cita médica, interrumpir tus obligaciones (no tus placeres) y traerá consecuencias negativas en tu vida.

4 claves para decir "No"

1. Vence la culpa. Analiza la situación, y no sientas culpa de negarte a hacer algo si va en contra de tu avance laboral y profesional.

2. No necesitas dar razones, pero si te hace sentir mejor, explica claramente por qué no puedes o no quieres hacer eso que te piden. Por ejemplo, si tus amigos se invitan a comer a tu casa, pero tú tienes trabajo por hacer, no temas que habrá conflictos en la amistad si les dices que hoy no puedes recibirlos pues tienes pendientes en el trabajo, y diles que con gusto los recibirás mañana o en otra ocasión.

3. No caigas en emociones fuertes. Sólo respira y, con calma, expresa tu opinión. No necesitas enojarte ni estallar en ira, repitiéndole a esa persona a los gritos que estás cansado de sus abusos y pedidos. Sólo dile que no puedes, y ya.

"Es el abuso la primera señal para aprender a decir que no, y no tiene nada que ver con tu propia generosidad."

4. Si todo falla: excúsate. Si ya sabes que alguien que se aprovecha de la generosidad te está llamando para hacerte un pedido, y aunque la falta de honestidad nunca es el camino correcto, a veces sí tenemos que darnos licencia y excusarnos de una manera que evite las reiteraciones y las insistencias. En especial con quienes se aprovechan, que no comprenderán la negativa y harán lo posible para que tú hagas las cosas por ellos. En estos casos, diles que tienes cita médica o una reunión, y mantente firme en tu decisión. Nunca te excuses para luego acceder al pedido, pues cerrarías esta puerta de por vida.

Negarte a un pedido puede ser difícil al principio pero, en poco tiempo, verás que tiene numerosos beneficios. ¡Sólo debes saber decir que no cuando en verdad sea lo mejor!

"Negarte a un pedido es una herramienta que debes aplicar siempre que notes que la realización de esa acción es en el beneficio egoísta de otra persona, cuyas capacidades y posibilidades le permitirían realizarla."