Remedios caseros para Quitar los Callos

Aprovecha estas recetas caseras para eliminar callos molestos y dolorosos, usando ingredientes naturales que ya tienes en casa.

87% de votos positivos

Cómo quitar los callos fácilmente

El roce, la fricción y muchas otras son las causas por la que aparecen callos en nuestro cuerpo. Son muy molestos, dolorosos, y hacen que nuestra piel se vea menos esplendorosa de lo deseado. Por fortuna, tenemos muchas recetas caseras para eliminar callos de un modo natural y seguro, que podrás aplicar cuando quieras. ¡Y cuando los elimines, asegúrate de seguir estos consejos para prevenir los callos!

Remedios caseros para Quitar los Callos

© Depositphotos.com/roblan

¡Aprende cómo quitar los callos con remedios caseros, y dile adiós al dolor y las molestias!

Remedios caseros contra los callos

Ajo contra los callos: Aplicar sobre el callo todos los días jugo de ajo. Otra opción es hacer una pasta con ajo machacado y aceite de oliva, o bien con ajo con grasa de cerdo o de vaca. Igualmente aplicar antes de dormir y dejar actuar toda la noche envolviendo con una venda. Cuando el callo se reblandece se puede extraer fácilmente.

Manzanilla para alisar la piel: Hacer un cocido con cuatro cucharadas de manzanilla en un litro de agua, dejar enfriar un poco hasta soportar la temperatura para remojar los pies. Esto alivia y suaviza la piel endurecida.

Remedio casero con aspirina y limón (muy efectivo): Triturar 6 aspirinas hasta convertirlas en fino polvo. Luego agregar gotas de jugo de limón agua en partes iguales hasta formar una pasta. Si se vuelve muy acuosa agregar más aspirina triturada. Aplicar la pasta sobre la dureza o callosidad, taparla bien con un plástico y colocar encima una compresa caliente durante 15 minutos. El calor hará que la pasta penetre y suavice los callos. Retirar la pasta con un baño de agua caliente; secar y frotar suavemente con piedra pómez. Repetir hasta que desaparezca el callo.

Caléndula para eliminar callosidades: Aplicar una pomada a base de pétalos de caléndula 2 o 3 veces al día, esto suaviza rápidamente el tejido y además actúa como antiinflamatorio.

Higuera para quitar los callos: Aplicar el jugo lechoso que brota al cortar una ramita u hoja de higuera. Hacerlo a diario. También es útil aplicar una hoja pasada por agua caliente.

Receta con puerro y vinagre: Macerar por veinticuatro horas varias hojas de puerro en vinagre de vino, luego aplicar sobre el callo varias veces al día. Luego se podrá retirar con suavidad raspando con un instrumento no cortante y desinfectado.

Sacar las durezas con limón: Antes de ir a dormir colocar sobre el callo una rodaja de limón y sujetarla con una venda para que no se mueva. Dejarla actuar durante toda la noche. Con varias aplicaciones el ácido cítrico de la rodaja eliminará el callo.

Baño de pies de mostaza: Hervir medio litro de agua durante unos minutos con 2 cucharadas de mostaza seca. Dejar enfriar y remojar los pies en esa preparación. 10 minutos. Secar los pies y aplicar un poco de aceite de castor con el fin de suavizar la callosidad.

Aceite de ricino para una piel sin callos: Frotar aceite de ricino o de castor sobre los callos dos veces al día.

Cebolla para ablandar y eliminar los callos duros: Asar una cebolla, triturarla y aplicar durante 5 minutos con suaves masajes. Después poner una capa de glicerina y pasar suavemente una piedra pómez, una lima para callos o un puñado de sal húmeda para facilitar la caída de la piel muerta.

¿Quieres más? Conoce otros ingredientes que combaten los callos y las durezas de la piel.

¿Por qué tengo callos?

Los callos aparecen como una defensa de la piel contra una fricción o presión repetida. Son un engrosamiento de la piel que se forma en los pies habitualmente, aunque también pueden producirse en las manos y algunos raramente en otras partes del cuerpo.

→ Aprende aquí técnicas simples para cuidar de tus pies.

Los callos tienen una parte gruesa de piel muerta y aparecen debajo del talón, al lado del dedo gordo y sobre un juanete. En cambio los clavos, que también aparecen en los pies, son bultos córneos de piel con un núcleo central de queratina endurecida que duele si se presiona hacia adentro. Los callos aparecen por lo general sobre las articulaciones de los dedos, y en las plantas de los pies justo por detrás de los dedos.

Hay muchos motivos por los que pueden aparecer. La fricción constante es una de las causas más frecuentes, como sucede al manipular herramientas y elementos de jardinería y de limpieza. Aprende en este enlace una manera fácil de hacer que las herramientas no provoquen callos.

"Ajo, limón, higuera, caléndula, ¡hay muchos ingredientes naturales que te ayudan a eliminar los callos!."

Es importante cuidar de tus manos, pies y codos regularmente, y usar elementos de protección al manipular elementos para que esas molestas durezas no aparezcan. Pero si ya los tiene, ¡prueba hoy mismo estos remedios caseros, y dile adiós a los callos en tu piel!

"Aplica uno o más de estos remedios caseros hasta eliminar los callos de los pies, y mantén los resultados con un cuidado regular."