Cómo reconocer algunos cosméticos peligrosos

Algunos ingredientes de los productos cosméticos pueden ser poco saludables y provocar malestares a largo plazo. Te contamos los más comunes para que estes atenta y evites su uso.

Cómo reconocer algunos cosméticos peligrosos

El peligro detrás de los cosméticos

Cuando compramos productos de cosmética solemos ver brevemente su etiqueta, confiándonos en marcas referidas por amistades, por la publicidad o demás. Pero un producto, aunque se promocione como natural o gentil con la piel y el organismo, puede no serlo del todo. No es que sea dañino en su uso, sino que puede ser poco saludable a largo plazo.

Cuando hablamos de productos cosméticos nos referimos a todos los productos de higiene y belleza, incluyendo productos capilares (champú, acondicionador, crema de peinar, cremas de tratamiento, cápsulas, tinturas y demás), del cuidado de la piel y del cuerpo (cremas, aceites, lociones, leches y demás), maquillaje, perfumes, productos de higiene personal (crema dental, desodorante, desmaquillante y demás) y todo aquel diseñado para hacerte lucir bien, para mantenerte en buen estado de apariencia, y para -supuestamente- preservar tu buena salud con su uso tópico.

"Aunque se promocione como natural o gentil con la piel y el organismo, puede no serlo del todo."

Ingredientes peligrosos en los cosméticos

Por alarmante que suene, recuerda: hay elementos que son parte de la lista de ingredientes de los productos de cosmética, cuyo uso prolongado puede tener consecuencias en tu salud, ya sean leves, o también severas. A continuación, te contamos una lista de los ingredientes más habituales, sus posibles influencias en el organismo, y en qué productos sueles hallarlos.

Plomo: Las causas más severas del plomo son envenenamiento por metales pesados, que puede derivar con daños cerebrales y cáncer. Se lo halla en ciertos labiales, brillos y gloss o bálsamos de labios.

Ftalato de dibutilo: Es una toxina que, a la larga, afecta el sistema nervioso central. Se lo halla comúnmente en barnices de uñas, en especial en los incoloros de propiedades protectoras, endurecedoras y demás.

Formaldehido: Es un conservante presente en muchos productos, en especial de los de cosmética capilar, astringentes, desinfectantes y otros. Contrariamente a sus promesas, se trata de un alérgeno que ha de ser usado con cautela.

Ftalato dietil: Usado como aromatizante y presente en muchos productos cosméticos, desde perfumes hasta cremas y lociones y muchos más, este ingrediente puede irritar tu piel y mucosas y causar reacciones alérgicas.

Propilenglicol o Glicol propileno: Presente en muchos hidratantes y productos de higiene bucal y de la piel, incluyendo también protectores solares y cremas. Puede causar náuseas, cefaleas y eccemas, y su uso a largo plazo se ha relacionado a fallos en riñones e hígado.

"Hay elementos que son parte de la lista de ingredientes de los productos de cosmética, cuyo uso prolongado puede tener consecuencias en tu salud."

Parabenos: Son químicos conservantes que prolongan la vida útil de numerosos productos de cosmética. Entre ellos, los más populares suelen ser el metilparabeno, el propilparabeno y el butilparabeno. Se los ha asociado al desarrollo de numerosos tipos de cáncer, en especial de seno.

Triclosán: Es otro de los ingredientes cancerígenos con su uso a largo plazo, y es incluso tóxico en su inhalación. Es un compuesto antibacterial presente en limpiadores, productos contra el acné y desodorantes, entre tantos otros.

Seguir