Cómo hacer Ravioles Fritos

Mesada con palo de amasar y ravioles de copetín de diversas formas

Dales a tus ravioles caseros la forma que quieras: triángulos, paquetitos o como gustes.

© Depositphotos.com/VIPDesignUSA

¡Aprende una receta fácil para hacer ravioles para copetín fritos, con el relleno de la pizza que más te guste. Sorprende a tus amigos este fin de semana con esta receta.

Receta para Preparar Ravioles al Horno o Fritos

Los ravioles fritos son la nueva sensación en las comidas rápidas caseras o de copetín. Fáciles de hacer, y puedes personalizarlos a tu gusto, cocinándolos de distintas maneras. Te encantará sorprender a tus amigos cuando se unan a ver el juego o en la cena de los viernes por la noche.

Para estos ravioles especiales puedes utilizar los moldes clásicos que se usan para hacer pastas rellenas. Los consigues en muchos mercados a buenos precios, y también en diversas formas y tamaños. Si no tienes no hay problema.
También necesitas un palote de amasar (la estiradora de pastas también sirve), un cortante circular o un cuchillo, y placas planas para el horno.

Masa para ravioles fritos - Ingredientes

  • 1 kg de harina 000
  • 50 gr de levadura fresca (o un sobre de 10 gramos de levadura en polvo)
  • Nota: Puedes reemplazar estos dos ingredientes por 1 kg de mezcla especial para pizzas, o harina con levaduras agregadas (no leudante)
  • Una cucharadita de azúcar
  • Una cucharada de sal fina
  • 600 cm3 de agua templada o tibia (aproximadamente)
  • 1/2 pocillo de aceite (unas dos cucharadas)
  • Especias a tu gusto
  • Salsa de tomate

"Para armar estos ravioles de copetín fritos o al horno puedes utilizar los moldes clásicos que se usan para hacer pastas rellenas."

Te puede interesar: Cómo preparar Ravioles de Espinaca caseros

Y lo que prefieras para rellenar los ravioles: cubos de queso blando o mozzarella, hojas de albahaca o de perejil, aceitunas sin hueso, cubos de jamón, tiras de jamón crudo, trocitos de piña y azúcar moreno, trozos de pollo, cerdo o pavo cocidos, salame picado, hojas de rúcula, ¡lo que quieras!.

Preparación de los ravioles para copetín

Comienza por preparar la masa. Disuelve la levadura en una o dos cucharadas de agua tibia, agrega el azúcar y una cucharadita de la harina. Mezcla bien, cubre, y deja reposar 15-20 minutos en un sitio cálido, hasta que forme una suerte de esponja con espuma. Ya lista, pon la harina en la mesada o en un bol grande, en forma de corona (con un hoyito al centro), y vuelca allí la esponja de levadura, el aceite y la sal. Integra muy bien hasta hacer una masa suave, cubre y deja reposar hasta que duplique su volumen.

Si vas a usar pre mezcla para pizzas, o harina con levadura, sigue las instrucciones del envase para formar la masa para ravioles fritos.

Cheff preparando la masa para ravioles fritos para copetín

Combina dos platos característicos de Italia con un giro moderno, y convida a tus amigos con una tanda caliente de estos ravioles de copetín.

© Depositphotos.com/photography33

Cumplido el tiempo de reposo, corta trocitos y estíralos en tiras bien delgadas, ayudándote con una botella, el palote, o el estirador para pastas. Pon una plancha sobre el molde para ravioles (o en la mesada), y coloca en cada espacio el relleno elegido, sin que resulte demasiado abultado, agregando salsa de tomate y especias a tu gusto. Cubre con otra tira de masa, y presiona para unirlas bien.

Si tienes un molde para ravioles, pasa el palote por encima para unir ambas capas y cortar las formas. Si no lo usas, presiona con los dedos procurando no dejar aire dentro, y corta con un cuchillo afilado. Conserva los recortes de masa para volver a unirlos y estirarlos. Para evitar que se abran tienes varios trucos en esta nota.

Ravioles fritos y horneados

Antes de freír los ravioles, llévalos al refrigerador para que enfríen bien, y calienta buena cantidad de aceite en una sartén profunda. Cocina sin poner demasiadas unidades en el recipiente, y volteándolos a mitad de la cocción, para dorarlos por ambos lados. Retíralos con una espumadera y ponlos en una rejilla o sobre papel absorbente para escurrir el exceso de aceite.

"Antes de freír los ravioles, llévalos al refrigerador para que enfríen bien, y cocina sin poner demasiadas unidades en la sartén."

Si quieres hacer ravioles al horno, enciende el fuego para precalentar y ponlos algo separados entre sí sobre placas engrasadas. Cocina hasta que la masa se vea dorada.

Estos ravioles caseros de copetín son deliciosos calientes, tibios y fríos, ¡y te encantará compartirlos con tus amigos como antesala de una gran cena!