Cómo quitar el Oxido del Metal

Con el paso del tiempo o el mal cuidado, en los objetos de metal suele aparecer el óxido, que arruina tanto su aspecto exterior como su utilidad.

75% de votos positivos

El óxido en los metales

Con el uso continuo, los años o un mal almacenamiento de ciertas piezas de metal, el óxido a empezado e invadirlas hasta, en algunos casos, cubrirla totalmente. Esta situación puede arruinar por completo la pieza si no tomamos alguna medida. Luego de retirado el óxido, es importante guardar y mantener esta pieza para que el óxido no vuelva a aparecer.

Eliminar el óxido de los metales no es tarea tan imposible como pensamos. Las soluciones son variadas y todas con buenos resultados. Lo ideal es evaluar cada una y aplicar la que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Cómo quitar el Oxido del Metal

© Depositphotos.com/Vladakela

El óxido en los metales. Ideas para quitar el óxido en los metales.

Ideas para quitar el óxido en los metales

  • La primera fórmula, y tal vez la más económica y sencilla es sumergir la parte oxidada en un poco de gaseosa tipo cola y luego proceder a limpiarlo.
  • Otra solución en la que los podemos sumergir, es en carbonato de potasa. Dejarlo en remojo unas horas y luego limpiar frotando a fondo, como en el caso anterior.
  • También podemos utilizar productos desoxidantes que podemos encontrar en comercios como ferreterías, pinturerías o hipermercados entre otros.
  • Estos desoxidantes tienen una serie de instrucciones que debemos seguir para que el resultado sea el esperado. En general, piden lavar muy bien la pieza con agua y jabón. Luego le echamos nuevamente jabón y la limpiamos igual que a una olla.
  • Posteriormente aplicamos el desoxidante con un paño o servilleta de papel y poco a poco el oxido irá desapareciendo por completo hasta dejar ver la pieza con todo su brillo.
  • Por último, si deseamos lograr un mejor acabado se puede aplicar un abrillantador.

Nota: Si deseamos evitar que las bisagras se llenen de oxido, nada mejor que pasarles vaselina, además de protegerlas contra el óxido, dejaran de hacer ruido.

"La forma más económica para quitar el óxido es sumergir la parte oxidada en un poco de gaseosa tipo cola y luego limpiarla."