Cómo proteger las alfombras de las polillas

Cómo proteger las alfombras de las polillas

Cómo proteger las alfombras de las polillas

Llega el verano y es el momento de guardar algunas alfombras, pero hay que evitar que se transformen en alimento para polillas

Consejos para proteger las alfombras de las polillas

Antes de guardar las alfombras y esperar que las polillas la ataquen, debemos protegerlas de esta plaga. Para ello hay que hacer lo siguiente:

  • Pasar muy bien la aspiradora y si hay manchas de grasa o comida, limpiar y dejar secar.
  • Comprar pimienta negra en grano, varias bolsitas de acuerdo al tamaño de la alfombra.
  • Perforar las bolsitas varias veces con una tijera o una aguja de tejer, teniendo cuidado que los agujeros no sean tan grandes como para que los granos de pimienta se salgan.
  • Colocar dos o tres bolsitas sobre el derecho de la alfombra, como siguiendo una línea imaginaria paralela al borde. Posteriormente, se enrolla y cada 70 cm se repite la operación, hasta llegar al borde opuesto.
  • Envolver el rollo en papel de diario o papel madera y atar el envoltorio con varios hilos. Guardar la alfombra de esta manera durante el verano, en el lugar destinado, hasta el invierno.

El olor de la pimienta alejará a las polillas durante mucho tiempo y es mas práctico que los spray antipolillas, porque permite olvidarse de repetir las aplicaciones durante todo el verano.