¿Qué es la Escherichia Coli?

Escrito por: Eugenia

Aprende a combatir la Escherichia Coli con algunos hábitos saludables, tanto en casa como al momento de consumir alimentos

¿Qué es la Escherichia Coli?

La Escherichia Coli, también conocido como "E. Coli", es una bacteria que normalmente reside en nuestro intestino pero que, en algunas condiciones particulares, puede provocar enfermedades y malestares que incluyen diarreas bacterianas, hemorragias, insuficiencia renal y hasta la muerte.

Escherichia Coli, bacteria que reside en el intestino

La E. Coli es una bacteria que normalmente reside en nuestro intestino, pero en algunas condiciones particulares puede provocar enfermedades.

Quizás la conoces como la "diarrea del viajero", pues es muy habitual al cambiar el agua de beber y de cocinar, cosa que ocurre cuando vamos a países remotos y consumimos el líquido directamente del grifo.

¿Cómo se contagia la E. Coli?

Esta infección intestinal puede adquirirse principalmente al beber agua no embotellada, comer alimentos cocidos con este líquido, o consumir los que contengan la bacteria (normalmente mal cocidos o preparados con deficientes hábitos higiénicos). Por eso es importante asegurarnos de cumplir algunos hábitos de higiene saludable, especialmente en la cocina y al momento de consumir agua.

Quizás la conoces como la "diarrea del viajero", pues es muy habitual al cambiar el agua de beber y de cocinar, cosa que ocurre cuando vamos a países remotos .

Te puede interesar: Cómo limpiar y mantener una Tabla de Picar

Escherichia Coli: Métodos de Prevención

Para prevenirla, bastará con tomar medidas simples, como lavarse bien las manos e higienizar los utensilios con agua caliente y jabón, observar el correcto mantenimiento en frío de lácteos y carnes (entre otros), desinfectar muy bien las frutas y verduras antes de comerlas (lávalas con agua y luego deja en un baño de agua con vinagre y/o unas gotas de cloro o lavandina), y cocinar a la perfección las carnes, además de otros productos lácteos.

Ya sea en casa o de vacaciones, procura evitar el consumo de conservas, lácteos y bebidas sin pasteurizar, o con dudoso cumplimiento de su cadena de frío. No comas carnes de color rosado ni jugosas, salvo que las hayas cocinado en casa y sepas definitivamente que estuvieron tiempo suficiente al fuego, pues el calor es el medio de desinfección de la bacteria. También procura no consumir fiambres y embutidos cuya procedencia o método de elaboración desconozcas, en especial si estás fuera del país.

No comas nada cuyo aspecto te merezca desconfianza. Aunque los compres en mercados y grandes cadenas, siempre analiza su fecha de elaboración y su aspecto general: no consumas comidas ni bebidas que luzcan fermentadas, opacas o que tengan aromas diferentes al supuesto.

En casa siempre limpia la cocina con desinfectante antes y después de cocinar. Usa diferentes tablas de picar y cuchillos para cada tipo de alimento, evitando así la contaminación cruzada en el caso de utensilios únicos, como el pelador y otros. Lávalos con agua caliente y detergente antes de proseguir con el siguiente ingrediente.

"No comas carnes de color rosado ni jugosas, salvo que las hayas cocinado en casa y sepas que estuvieron tiempo suficiente al fuego, pues el calor es el medio de desinfección de esta bacteria."

Cocina siempre muy bien todo tipo de alimentos. La cocción rápida y a muy alta temperatura sella los alimentos por fuera mientras propicia dentro un réquiem ideal para el desarrollo de las bacterias. Lo mejor es hacer cocciones más lentas, a más baja temperatura, asegurándonos de eliminar la Escherichia Coli y otras bacterias similares.

La Escherichia Coli suele contagiarse con productos que perdieron la cadena de frío

No comas nada cuyo aspecto te merezca desconfianza. Aunque compres en mercados y grandes cadenas, siempre analiza la fecha de elaboración.