Cómo prevenir los ataques de pánico

Cómo prevenir los ataques de pánico.

Ataques de pánico: causas y síntomas.

© Depositphotos.com/Maridav

Si bien no hay una receta exitosa contra los ataques de pánico, podemos llevar a cabo muchas acciones que ayudan a evitar que se produzcan.

Ataques de pánico: causas y síntomas

Los ataques de pánico y ansiedad se presentan de manera repentina, sin previo aviso, y sin razón aparente. Sus síntomas coinciden con los de otras afecciones y enfermedades, por lo que debemos aprender a identificar estos ataques, en su defecto, conocerlos, y llevar a cabo simples acciones cotidianas que nos darán un empujón en la lucha por evitarlos.

"Para prevenir los ataques de pánico, procura evitar el uso desmedido de fármacos, aunque se trate de medicaciones recetadas y comprobadas. Ellos sólo podrían exacerbar tu condición."

La realidad es que no hay una cura mágica para los trastornos de pánico y ansiedad. La terapia, desde diversos frentes, podría ser la mejor opción, y es el tratamiento mayoritario en la actualidad. Pero también el ejercicio físico que realicemos, la alimentación que sigamos y nuestro estilo de vida en general, pueden resultar en excelentes terapias de tratamiento de los ataques de pánico, y también nos pueden ayudar a prevenir la aparición de síntomas.

Te puede interesar: Cómo curar los ataques de pánico

Cómo prevenir los ataques de pánico

  • Los episodios de pánico y ansiedad son un arma de doble filo. Por un lado, está el problema en sí, y por otro lado y en forma conjunta, está el temor a volver a sufrirlo. Automáticamente, cuando algo sucede en nuestras vidas, tendemos a atribuírselo a una condición física. Y puede que lo sea, aunque no lo sabremos hasta que un profesional de la salud no lo certifique.
    Por ello, la primera medida a tomar para prevenir los ataques de pánico, es consultar al médico luego del primer episodio, o en forma regular, para verificar que todo esté bien y así eliminar la ansiedad y el temor. Y no dudes en acudir a terapia psicológica para descubrir la raíz de tu ansiedad, con tiempo y paciencia. La terapia es la mejor alternativa contra estas condiciones.
  • Hay mucho más que podemos hacer para ayudar a prevenir ataques de pánico y ansiedad. Por ejemplo, presta más atención a tu respiración. Debes respirar con el diafragma, la parte superior de tu barriga debe hincharse con cada inspiración, y no tu vientre o tu pecho. Esto te evitará una hiperventilación que sólo te dejará mareado y débil, imposibilitado de reaccionar físicamente.
  • Puedes hacer Pilates, yoga o meditación, y aprender sus ciclos y técnicas de respiración.
  • El deporte y el ejercicio son esenciales para la buena vida, y para prevenir los ataques de pánico también serán de gran ayuda. Cuando nos ejercitamos nos distraemos, y también estabilizamos nuestro organismo. Se mejora el sistema cardiovascular, la respiración, y hasta el balance químico del cuerpo. Se liberan también las llamadas "hormonas de la felicidad", lo que resulta de gran beneficio para ahuyentar al pánico y a la ansiedad.
  • La alimentación, si buscas alejarte de estos episodios, debe ser sana y balanceada. No deben faltar vegetales, frutas, proteínas en cantidades adecuadas, y mucha agua, de 2 a 3 litros por día. Evita, en lo que te sea posible, el consumo de cafeína y de alcohol. Elige endulzantes naturales, sin incurrir excesos (la miel es una gran idea). Evita también las malas actividades, como el uso de estupefacientes y de nicotina.
    También, procura evitar el uso desmedido de fármacos, aunque se trate de medicaciones recetadas y comprobadas. Ellos sólo podrían exacerbar tu condición.

"El ejercicio físico que realicemos, la alimentación que sigamos y nuestro estilo de vida en general, pueden resultar en excelentes terapias de tratamiento de los ataques de pánico."