Cómo preparar salsa de ajo casera

Escrito por: Eugenia

95% de votos positivos

La salsa de ajos, o ‘mayonesa de ajo’, no puede faltar en tus comidas. Va a la perfección en un sinfín de recetas, ¡y hoy te enseñamos tres versiones fáciles que amarás preparar!

3 recetas para hacer salsa de ajos casera

La salsa o mayonesa de ajo es una delicia sencilla de preparar. En esta nota aprenderemos a hacer salsa de ajos casera con la que podrás complementar tus recetas con todos los beneficios del ajo para la salud, ¡en tres versiones fáciles!

Salsa de ajos tradicional con perejil picado.

© Depositphotos.com/alisafarov

Salsa de ajos casera en tres versiones, con tres recetas únicas, ¡y fáciles de preparar!

 Cómo hacer salsa de ajos tradicional

Para preparar una salsa mayonesa de ajos tradicional necesitas:

  • 6 dientes grandes de ajo,
  • 1 huevo (puedes usarlo entero o sólo su yema, aunque hay quienes prefieren usar sólo la clara para minimizar el aporte de colesterol),
  • 1 cucharadita de zumo de limón,
  • sal,
  • pimienta negra recién molida,
  • 250 a 350 cc de aceite (puedes usar de oliva, de girasol o mezcla, siempre vegetal),
  • 1 cucharadita pequeña de salsa de mostaza o mostaza común,
  • 1 ají pequeño (si lo prefieres, dulce - opcional).

También necesitarás la licuadora, batidora o mixer con su vaso o recipiente, una espátula, un mortero o una pinza de ajos (o tabla de picar y cuchillo), y una rebanada de pan... para probar la salsa cuando la hayas elaborado.

"Haz salsa de ajos casera con estas tres recetas fáciles, una para cada menú."

Nota: Si el ajo te resulta indigesto, sigue este consejo.

1. Comienza por preparar todos los ingredientes, midiendo las cantidades, pelando y machacando los ajos. Pon en el vaso de la batidora el zumo de limón y los ajos, y procesa por unos instantes.

2. Cuando haya emulsionado, agrega el huevo  junto con una pizca de sal, sin dejar de procesar o batir. Añade la pimienta negra recién molida, la cucharadita de mostaza, y el ají que hayas elegido. Sigue licuando sin detenerte, hasta que la preparación haya emulsionado bien.

3. A partir de aquí comienza a colocar el aceite, vertiéndolo en un fino hilo y de a poco. Es importante que lo hagas de a poco, para que la salsa no se "corte".

4. Cuando hayas llegado al punto que prefieras, puedes dejar de batir y colocar esta delicia en una salsera, decorando con unas semillas de mostaza y unas hojas de perejil, para el deleite de todos.

Salsa de ajos rápida

Si no tienes tiempo para cocinar, pon en el vaso de la licuadora mayonesa regular y queso blanco de sabor neutro en partes iguales. Agrega unos cuatro a cinco dientes de ajo picados o machacados mientras procesas -o bates-, y unas gotas de zumo de limón y pimienta blanca o negra, molida para acentuar el sabor.

También pues preparar esta receta con tu propio ajo en polvo hecho en casa. ¡Este será nuestro secreto! 

Salsa de ajos gourmet

Por último, veremos una versión más laboriosa de la salsa de ajos tradicional. Se prepara con:

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharaditas de harina común
  • 5-6 dientes de ajo
  • 1 y ½ tazas de leche
  • 1 yema de huevo
  • Sal y pimienta negra recién molida, al gusto

Paso a paso:

1. Pon la mantequilla en una sartén a fuego lento, hasta que se derrita.

2. Agrega las dos cucharaditas de harina y mezcla rápidamente con una cuchara de madera para cocinar la preparación, que tomará un leve color dorado.

3. Agrega cinco o seis dientes de ajo machacados o picados, y deja que se cocinen en esta preparación.

4. Sin retirar del fuego (unos tres a cuatro minutos después), agrega entre 1 y 1-1/2 tazas de leche, y revuelve hasta que la leche comience a hervir.

5. Retira del fuego y agrega una yema de huevo, mezclando bien para distribuirla mientras se cocina con el calor residual.

"La mayonesa de ajos es genial para sándwiches, carnes, vegetales crudos y cocidos, horneados y tentempiés."

6. Por último, agrega sal y pimienta a gusto, y deja entibiar o enfriar en una salsera o plato hondo.

Estas tres recetas fáciles acompañarán cualquier menú, y sorprenderán a tus invitados en cada bocado. ¡Acompaña con pan casero y una deliciosa mantequilla de ajos!