Cómo preparar la piel para el maquillaje

Escrito por: Staff de CHP

78% de votos positivos

La preparación previa es fundamental para lograr un maquillaje perfecto y que nos dure el tiempo deseado.

Preparar la piel para el maquillaje

Una piel bien desmaquillada, limpia y perfectamente hidratada con una crema de día estará preparada para recibir el maquillaje.

Consejos para un maquillaje perfecto

Ojeras: Si tienes ojeras, procura no echar demasiado producto alrededor del ojo, pues la piel es muy fina y tiene tendencia a marcarse. Mejor elige el anti-ojeras que mejor te convenga según tu tipo de piel y aplícalo suavemente, dando pequeños toques con los dedos o con un pincel, difuminándolo hasta que quede en un tono natural.

Cómo preparar la piel para el maquillaje

© Depositphotos.com/Deklofenak

Los correctores son perfectos para camuflar las imperfecciones. Con una base en tonos amarillos se consigue atenuar los grises, azules y marrones de las ojeras. Los correctores verdes minimizan los granitos rojos y las pieles con rojeces.

"Al seleccionar la base es necesario determinar el tipo de piel: grasa, seca, normal, mixta, madura, para elegir la correcta."

Te puede interesar: Cómo aplicar una base de maquillaje

Base: La elección de la base de maquillaje es fundamental.

En primer lugar, es necesario determinar el tipo de piel: grasa, seca, normal, mixta, madura, para poder elegir el que más se adecua a nuestras características.

El color seleccionado debe tener en cuenta la tonalidad de nuestra piel.

Prueba siempre el producto a la luz del día, sobre la piel de la cara, y nunca sobre la mano, ya que no tiene la misma tonalidad del rostro.

Los tonos beige o melocotón, son ideales para los maquillajes de tonos cálidos.

Los tonos rosados con más pigmentos azulados y menos amarillos son perfectos para maquillaje con colores de tonos fríos.

Iluminadores: Los lápices iluminadores con pigmentos reflejan la luz y crean un efecto de descanso inmediato.

Es recomendable aplicarlo alrededor de la boca, de los ojos, en medio de la frente y en los pliegues nasogenianos o nasolabiales, tras haber echado la base de maquillaje.