Cómo Preparar a los Niños para Grandes Cambios

Consejos para hablar con los niños ante cambios importantes. Cómo preparar al niño a grandes cambios. Diálogo con el niño frente a cambios importantes

Es importante preparar a los niños cuando se hallen ante cambios que les sean difíciles de comprender o de asimilar.

Una mudanza, la llegada de un hermanito, la muerte de un ser querido, una separación... todas situaciones de cambio que afectarán a los más pequeños. ¿Cómo preparar a los para esos momentos?

Cambios en la Vida de los Niños que Merecen Diálogo

Los adultos estamos mejor preparados para afrontar cambios de todo tipo, gracias a nuestras percepciones, experiencias pasadas y a la manera en la que interpretamos nuestro entorno. Pero los niños a menudo se hallan ante cambios que les son difíciles de comprender o de asimilar. Por ello, cuando algo importante se avecina, debemos prepararlos para que encuentren su propia comodidad con el entorno.

Es muy importante dialogar constantemente con el niño, y no imponer nuestra propia percepción de los eventos, sino incorporar a nuestro hijo a la vida actual y a los planes y proyectos futuros. Debemos explicarle de qué se trata este cambio que se avecina, comentarle el por qué del mismo, y luego prestar atención a sus comentarios, respondiendo sus inquietudes y buscando el concilio mutuo.

"Es muy importante dialogar constantemente con el niño, y no imponer nuestra propia percepción de los eventos."

Te puede interesar: Cómo lograr un cumpleaños inolvidable para niños

Si el evento de cambio se trata de una ampliación de la familia, como en un embarazo o una adopción, será importante para el niño comprender de qué se trata. Explicarle que la llegada de un nuevo integrante no resta amor, sino que suma, y responder a sus interrogantes al respecto.

Cómo Hablar con el niño ante un abandono o muerte

Si el gran cambio por venir se refiere a un abandono o una muerte, el asunto se torna mucho más profundo y específico. Debemos explicarle al niño de qué se trata esta ausencia, y luego explicar el cambio en cuestión, detallando con lo justo y necesario respecto de la enfermedad o lo que justifica esa futura ausencia. Una vez más, debemos escuchar al niño, permitiéndole las preguntas que fueran necesarias y prestando atención a sus opiniones y apreciaciones.

Muchos otros tipos de cambios pueden sucederse en el seno familiar y en el hogar. Los negativos y los tristes son más difíciles aunque también hay cambios más positivos y felices que ameritan sus propias notificaciones.

Las mudanzas son unos de estos eventos dignos de preparar a los niños con buena anticipación, ya que además de cambiar de casa, probablemente estarán cambiando de escuela o de barrio, lo que conlleva modificaciones en su rutina y en su círculo de amigos y de actividades. Debemos ir anticipándonos a la nueva vida posterior al gran cambio, preparando a los niños para ello.

"Debemos escuchar al niño, permitiéndole las preguntas que fueran necesarias y prestando atención a sus opiniones y apreciaciones."