Preparando el ambiente para las tareas escolares

Las tareas escolares de nuestro hijo deben ser realizadas en un ambiente calmo y dedicado para tal fin. ¿Cuál es ese lugar y de qué manera ayudarlo?

Un ambiente de estudio ideal para nuestro hijo

Realizar las tareas escolares

La condición fundamental para que tu hijo pueda realizar sus tareas escolares y aprenda, (¡para eso son las tareas escolares!) es que las haga a conciencia, de manera tranquila y serenamente. Todo ruido externo a las mismas (música, radio, televisión) deben ser absolutamente descartados.

El lugar ideal para nuestro hijo estudie es su propio escritorio o su mesa de trabajo, en su habitación, pero cada vez es más común que lo sea la cocina. Trata de que el ambiente de estudio no sea también el lugar de los juegos de los más pequeños, o de las charlas con amigas, o de tu programa de televisión preferido.

Verifica siempre, antes de comenzar la tarea, que todo lo necesario esté disponible, aporta mucho a la desconcentración si tienes que salir a comprar algún elemento fundamental para la tarea una vez iniciada la misma, o recorrer la casa buscando un diccionario o una regla.

Debes estar atenta a la agenda de tu hijo. Antes que comience la tarea, debes confirmar que no está priorizando de manera errónea (empezar por la tarea que debe entregar la semana próxima y dejando para después la que tiene que entregar al día siguiente). Si su tarea consiste en responder un cuestionario, primero debe repasar toda la lección y no estar buscando las respuestas una por una, eso no le servirá a tu hijo para comprender los contenidos.

El principio fundamental de la tarea escolar es que debe realizarla tu hijo, no tú en su lugar. Tú sólo debes estar para acompañarlo, orientarlo, intervenir si se desconcentra o responder a sus preguntas, y si no la sabes, buscar la respuesta con él. Recuerda, la tarea es de tu hijo, no tuya, y jamás debes realizarla en su lugar. Incluso soplarle una respuesta no lo ayudará a aprender a estudiar.

No seas ansiosa, permite que tu hijo se equivoque, incluso el momento de la tarea escolar puede ser divertido si tú no estás ansiosa o contrariada y comprendes cabalmente lo fundamental: la tarea escolar le sirve a tu hijo a "aprender a aprender".

Si tú te muestras competitiva u ofensiva con frases como: "Eres lento, no entiendes nada, en qué piensas, nunca aprenderás, hazlo mejor..." sólo dejarás heridas de difícil cicatrización.

'

Otro factor a tener muy en cuenta es que los niños no pueden mantener la atención más de 50 minutos, por lo tanto si no ha terminado la tarea en ese tiempo ,debes sí o sí hacer una pausa ya que superado ese tiempo, terminará la tarea sin asimilar totalmente los contenidos.